El exjuez español Baltasar Garzón y Carlos Poveda, que hacen parte de la defensa del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, presentaron hoy en Quito una acción legal de protección a favor del australiano, ante la demanda de Ecuador para que se someta a un nuevo régimen de condiciones de asilo.

Así lo confirmaron ambos en una rueda de prensa en Quito en la que anunciaron que la acción está “basada en la vulneración de sus derechos con respecto a la restricción de telecomunicaciones e implementación unilateral del denominado “Protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica”.

Se trata del documento que Ecuador le ha presentado al asilado para definir sus nuevas condiciones de vida dentro de la embajada ecuatoriana en Londres, donde se encuentra bajo protección desde 2012.