El académico de la Universidad de Montevideo, Leonardo Haberkorn, publicó una sentida carta en la que informa que renuncia a su cargo, porque está aburrido de que sus alumnos no se despeguen de los celulares durante sus clases.

El también periodista y escritor charrúa escribió “después de muchos, muchos años, hoy di clase en la Universidad por última vez. Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla”.

Añadió que “me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies”.

En otros pasajes, advirtió que “muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen. Además, cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado”.

En este punto de su crítica, el docente recuerda que “esta semana en clase salió el tema de Venezuela. Solo una estudiante entre veinte pudo decir lo básico del conflicto. Les pregunté: ¿Qué es lo que pasa en Siria? Silencio. ¿Qué partido es más liberal o está más a la ‘izquierda’ en Estados Unidos, los demócratas o los republicanos? Silencio”.

“Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien, lo mejor posible. Y no soporto el desinterés ante cada pregunta que hago y se contesta con el silencio. Silencio. Ellos querían que terminara la clase. Yo también”, cerró.