La marcha del viernes es organizada por el estatal Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) y tiene como objetivo generar conciencia sobre esta problemática, ya que en promedio en el país se reciben 132 medidas de protección por día por violencia doméstica.

“Queremos pronunciarnos en contra de cualquier acto de violencia hacia las mujeres, pero más allá de eso, decirle sí a una vida y a una sociedad sin ningún tipo de violencia, donde efectivamente los costarricenses podamos vivir de manera digna”, afirmó la ministra de la Condición de la Mujer, Patricia Mora.

La declaratoria de interés público autoriza al personal del sector público para asistir a la marcha que saldrá del Parque La Merced, ubicado en el centro de San José, y finalizará en la Plaza de la Democracia.

Según las autoridades, la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo.

Además, su impacto puede ser tanto inmediato como de largo alcance e incluye múltiples consecuencias físicas, sexuales, psicológicas, e incluso mortales.

“Transformar la cultura machista es lo que perseguimos en esta y en todas las ocasiones que salimos a manifestarnos, para exigir que cese la violencia contra las mujeres. El machismo destruye el tejido social de nuestro país empezando por las familias y extendiéndose a todos los espacios públicos y privados”, destacó la coordinadora del área de Violencia de Género del Inamu, Ana Lorena Hidalgo.

Datos del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia indican que este año, entre enero y el 29 de octubre, se han cometido un total de 20 feminicidios en el país.

En el 2017 se reportaron un total de 26 feminicidios.

Además, entre el 2010 y el 2017, fueron solicitadas un total de 384.112 medidas de protección por violencia doméstica, con un promedio de 132 por día.

En la mayoría de los casos son mujeres las que solicitan la protección en contra de hombres. Las cinco principales causas presentadas son incumplimiento de medida de protección, maltrato, amenazas contra una mujer, ofensas a la dignidad y violencia emocional.