El exconductor de la diputada pinochetista de Renovación Nacional, Camila Flores, acusó malos tratos de parte de la parlamantaria.

Según una nota de Bío Bío, tras estos hechos Osman Mendez renunció a su cargo pero a pesar de este procedimiento, a dos semanas del hecho le fue enviada una carta despido por supuestas faltas graves, las que nunca habrían sido registradas.

El artículo indica que Méndez dejó su puesto como conductor de Camila Flores el 26 de noviembre, cumplidos apenas tres meses de haber comenzado.

En este breve periodo, Méndez asegura haber recibido malos tratos, problemas en la comunicación con la diputada, labores que superaban las 15 horas diarias y peticiones insistentes para infringir la Ley del Tránsito.

Bío Bío consigna además que el renunciado Osman es ya el tercer conductor que tiene Camila Flores, en tan solo ocho meses ejerciendo como diputada.

La carta de despido que recibió el trabajador explicaba que había “pérdida de confianza”.

La nota del medio radial indica además que otros funcionarios que no quisieron identificarse acusaron que debían vestir como la diputada exigía, incluyendo cuando estaban fuera del Congreso en Valparaíso.

A lo anterior se suman denuncias de que algunos trabajadores debían asistir en fiestas de cumpleaños o ir al supermercado.

Según Méndez, la impulsividad de Camila Flores era motivo de problemas por situaciones tan cotidianas como encontrar una dirección.