El nuevo general director de Carabineros, Mario Rozas, se refirió a la fuerte crisis que sufre la institución a raíz del pésimo manejo y comportamiento de sus miembros en el bullado crimen contra el comunero mapuche, Camilo Catrillanca (24), en medio de un operativo del llamado “Comando Jungla”.

Según consigna Radio ADN, la nueva autoridad de Carabineros afirmó que no tiene ningún problema en pedirle perdón a la familia Catrillanca, si es que eso ayuda a mejorar en parte la situación.

“Si eso lleva a mejorar alguna situación, por cierto que yo no tengo ningún inconveniente en ofrecer las excusas o pedir perdón”, dijo.

Por su parte, defendió que ante excesos se ha investigado y se han tomado las medidas que corresponden.

“Si alguna vez hemos cometido algún exceso, se han reconocido esos excesos, se ha investigado y se han tomado las medidas más drásticas cada vez que no se han cumplido los protocolos de actuación”, sentenció.