El Juzgado de Garantía, la notaría y el Conservador de Bienes Raíces de la Isla de Pascua fueron quemados la noche de este martes por una turba que intentaba linchar a un hombre que había matado a otro en una riña, informaron hoy fuentes policiales y autoridades.

En la riña, ocurrida en una vivienda de Hanga Roa, el único poblado de la isla, Juan Alberto Nahoe Hereveri, de 51 años, presuntamente mató de varias puñaladas a Luis Alberto Araki Paoa, de 34 años.

Los homicidios y otros delitos graves son prácticamente desconocidos en la isla y este caso provocó la ira de muchos pobladores que quisieron tomarse la justicia por su mano, según las fuentes.

El fallecido era sobrino del alcalde, Pedro Edmunds Paoa, un destacado personaje de la isla, cuyo nombre oficial es Rapa Nui.

El presunto autor del homicidio fue detenido y horas más tarde fue trasladado al Juzgado de Garantía para ser imputado formalmente por el delito, pero al ser bajado del vehículo en que era trasladado recibió un golpe en el rostro con un elemento contundente, informó la Policía de la isla.

Ante la situación, el juez solicitó el auxilio de la fuerza pública, “ingresando Carabineros a dependencias del tribunal para el resguardo del imputado”, precisaron las fuentes, que añadieron que los manifestantes “habían provocado daños al mobiliario del lugar”.

La audiencia culminó en esas condiciones, con la medida de prisión preventiva del imputado por el tiempo que dure la investigación, que deberá cumplir en la ciudad de Valparaíso.

No obstante, la situación no se calmó y según los carabineros, “siendo las 21.16 hora local, desconocidos lanzaron un artefacto incendiario (al parecer molotov), iniciándose un siniestro, que obligó a sacar al imputado del lugar”.

Pedro Edmunds Paoa, el alcalde de la isla y tío de la víctima, dijo a radio Cooperativa que “las policías vieron que no había condiciones para traer al reo (al juzgado)”.

“Después lo pensaron y por indicaciones de la Fiscalía lo trajeron dos o tres horas después, y ahí había más de 1.000 personas, que sobrepasaban a todas las policías que teníamos resguardando y no había cómo parar a esta turba que exigía justicia”, agregó.

“Los ánimos se fueron caldeando entrada la tarde y terminó con la quema total del juzgado; un edificio que no está muy bien protegido y que refleja toda la historia contemporánea de Rapa Nui desde los años 60 en adelante. Es una pena tremenda”, dijo el alcalde.

“La turba hizo lo que quiso. Es una pena cómo el ser humano se puede convertir en animal de un rato a otro”, añadió.

Según la Policía, los manifestantes impidieron la llegada de los bomberos al lugar.

“Afectado no solo estoy yo, sino que toda la isla por este crimen inédito, nunca antes visto”, expresó el alcalde.

El imputado debió ser hospitalizado en estado grave por la agresión de la turba y en Santiago, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, confirmó el envío de un avión ambulancia a Rapa Nui para trasladar al herido al continente.