Adel, un joven de 19 años, logró llevarse una Play Station 4 por 7 mil pesos desde un súpermercado, todo esto haciéndole creer al sistema de dicho recinto que estaba comprando frutas.

Todo esto sucedió en un local comercial de Montbéliard, Francia, que cuenta con sistema de cajas automáticas, que no cuentan con algún vendedor que supervise los productos que están siendo adquiridos por los clientes.

Pues bien, Adel tuvo la ocurrencia de llevar la PS4 hasta el pasillo de las frutas, lugar donde pesó la consola como si estuviese comprando 3,3 kilos de fruta.

La máquina arrojó el adhesivo que posteriormente pegó en la PS4 para luego pagarla en estas cajas automáticas.

7 mil pesos fue el precio final que pagó, según le indicó el sistema.

Adel pudo salir victorioso del supermercado. El crimen perfecto, pensó…

El error de este joven radicó en que al día siguiente decidió volver al local para hacer la misma. Allí los guardias descubrieron su modo de operación y lo detuvieron.

Adel se mostró arrepentido, confesó su crimen y detalló que había vendido la PS4 a 76 mil pesos. Admitió que quiso sacar otra consola para poder venderla y comprarse un pasaje a Niza, su tierra natal.

El joven fue condenado por robo y a cumplir una pena de 4 meses de cárcel en una correccional. También tiene prohibido ir a cualquier supermercado de dicha cadena.