Es común que los argentinos decidan tener vacaciones en las costas chilenas pero a un ciudadano de ese país el viaje se le convirtió en una pesadilla.

Esto ya que Maximiliano Conca, arquitecto residente en Tucumán de 40 años, tuvo un infarto mientras manejaba un automóvil en Viña del Mar.

En medio de la emergencia, la novia del profesional pidió ayuda a la gente que estaba en la zona y el resultado de esto fue el oportuno traslado al Hospital Naval Almirante Nef, ubicado en la subida a Gómez Carreño.

Luego de algunos exámenes, Conca fue operado a las 18 horas tras lo cual debía ser enviado a un hospital del sistema público, pero como no habían habitaciones según explica su familia, se tuvo que quedar en el sector de unidad coronaria del hospital Naval.

La familia de Conca explica que la habitación en el centro asistencial tiene un costo de 70 mil pesos argentinos diarios, algo así como $1.200.000 en moneda chilena.

“El consulado no nos quiere ayudar económicamente y en las camas de los hospitales públicos los que tienen prioridad son los chilenos” sostuvo Agustina Conca, la hermana del afectado al diario trasandino La Nación. “Tampoco conseguimos una sala más económica” agrega.

Ante la emergencia parte de la familia viajó desde Mendoza para traer el dinero que tenían en efectivo a la mano, el que ya se acabó.

La familia inició gestiones con la Presidencia argentina y la Gobernación de Tucumán, pero no han obtenido respuestas satisfactorias.

Según el medio del otro lado de la cordillera, “Las autoridades les avisaron que ya tienen a disposición un avión sanitario para concretar el traslado” pero a pesar del anuncio la situación está detenida.

“Estamos viendo cómo hacer para traerlo. Él está muy nervioso y con mucha arritmia” dijo la pariente del afectado.

Enojada con el hecho, pidió ayuda financiera a sus autoridades y lanzó un palo a cómo funciona el sistema, asegurando que “Es increíble, acá en la Argentina al extranjero se le brinda todo. Es un país limítrofe y no tenemos ayuda. Son cerrados y cuando te dicen no, es no”.