“Palma Salamanca ha dado una entrevista tremendamente contradictoria y confusa. Creo que él está muy dañado por todo lo que ha sufrido”.

Con estas palabras se refirió el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), a los dichos de Ricardo Palma Salamanca dados a conocer el pasado 11 de febrero de forma exclusiva por The Clinic, cuando el exFPMR aseguró que “la cultura comunista me tiene harto, es ideológicamente intolerante y autoritaria”.

Ricardo Palma Salamanca: “La cultura comunista me tiene harto, es ideológicamente intolerante y autoritaria”

Desde que se fugó de la Cárcel de Alta Seguridad en un canasto, Ricardo Palma Salamanca, “el Negro”, ha vivido huyendo y escondiendo su verdadera biografía. El exfrentista condenado por el asesinato de Jaime Guzmán, nunca ha dado una entrevista, hasta hoy. Patricio Fernández conversó con él tres días en París.

El edil comunista, en conversación con La Tercera, agregó que “él fue torturado y le fue arrancada una confesión, incluso, bajo tortura, en los primeros años de retorno a la democracia”.

“Lo que sí puedo decir es que si él hubiera hecho alguna vez caso a esa cultura que tanto critica habría hecho lo que él dice que se dio cuenta que era lo correcto, se habría retirado del FPMR. Él siguió desoyendo las orientaciones del partido, que estuvo dispuesto asumir la autodefensa del pueblo de Chile cuando se inventaban crímenes, cuando se inventaban enfrentamientos para masacrar a civiles inocentes en nuestro país, cuando nos iban a buscar a la casa para aniquilarnos (…) Lo que ellos siguieron haciendo después, ellos tienen que responder. No veo que él haya ni siquiera conocido la cultura que critica“, añadió Jadue.

Consultado por si considera que el PC abandonó al FPMR hacia el fin de la dictadura, el alcalde respondió:”No, para nada. Porque el partido, una vez que decide aceptar la participación en el plebiscito dice “el Frente se acabó”, la lucha armada no va más. Y los que continuaron no podían después pedir la protección del partido. No fue el PC el que dejó solos a los del FPMR, ellos dejaron solo al partido, ellos se pusieron al margen de la política del partido, sin que nadie los presionara. Entonces, no veo dónde está la cultura autoritaria, la cultura antidemocrática”.

Finalmente, Jadue aseguró que “el grupo que tomó el otro camino, que se alejó del partido, pensaba que ellos eran mucho más acertados en sus disquisiciones políticas que el partido, que era el que estaba tomando las decisiones de manera centralizada y democrática. Extrañamente, al tiempo que él dice lo que dice, reconoce que la posición del partido en esa época era la correcta”.