Lissette Orozco, sobrina de la ex asistente personal del Mamo Contreras en la DINA, Adriana Rivas, aseguró que su tía “va a morir con las botas puestas”, todo esto tras ser detenida ayer en Australia por su participación en hechos ocurridos en la dictadura.

En conversación con T13 Radio, la cineasta que realizó el documental “El Pacto de Adriana” soltó que “yo no sé qué tan sucias tiene las manos mi tía” y que “opinar respecto a eso sería una irresponsabilidad”.

Añadió que “no soy juez, no estuve en esa época y no puedo confiar en todo lo que me digan”.

En esta línea precisó que “la única certeza que tengo es que mi tía perteneció a una maquinaria donde cada engranaje fue perverso para nuestra historia”.

Respecto al rol jugado por su tía en la época del dictador, contestó que “no sé qué tanto daño hizo. No lo sé y siento que nunca lo voy a saber. Ella se va a morir con las botas puestas”.

“Nunca nadie lo va a saber porque ese es el mecanismo de defensa que tienen todas las personas que participaron en terrorismo de Estado. Lo que sí sé es que mi tía tiene información y espero que ella pueda ser un aporte a la sociedad”, sentenció.