El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, exigió compensación luego de revelarse un informe de la PDI que responsabiliza al centro de esquí, Valle Nevado, de haber contaminado el agua de los ríos Molina y Mapocho con coliformes fecales.

A través de su cuenta de Twitter, el edil sostuvo que es “lamentable saber que nuevamente agua que toman los vecinos de Las Condes fue contaminada con coliformes fecales, esta vez provenientes de limpieza de alcantarillado mal efectuada por Valle Nevado según @PDI_CHILE”.

Añadió que la “querella sigue adelante por hechos de 22 enero. Esperamos compensación”.

El ex ministro hacía alusión a que en enero Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea sufrieron el corte del suministro de agua potable debido a que se encontró una sustancia extraña en el río Mapocho.

De acuerdo al informe de la policía, “basado en los antecedentes periciales, inspección del sitio del suceso, recorrido realizado por el sector y antecedentes aportados por testigos, es posible señalar que la única fuente o actividad que descarga al estero ubicado en la Quebrada Honda, donde se detectó coliformes fecales y espuma, es el centro de esquí Valle Nevado, quienes días previos realizaron labores de limpieza de alcantarillado, residuos que llegaron hasta la planta de tratamiento de aguas servidas”.

Agregan que “por lo que a juicio del suscrito dicha actividad y el tratamiento inadecuado de la descarga contribuyó a la contaminación de los ríos Molina y Mapocho, colocando en riesgo el suministro de la población, lo que se tradujo en el corte de agua que abastece al sector oriente de la región Metropolitana”.

Al respecto, Valle Nevado salió a explicar su versión indicando que no son responsables de la falta que se les acusa.

El gerente general, Ricardo Margulis, sostuvo que “no estamos en conocimiento del documento y no hemos sido notificados por parte de ninguna autoridad, por lo que no podemos referirnos a un informe que no conocemos”.

Eso sí, aclaró que “sí podemos decir que, en cumplimiento de nuestros protocolos, encargamos regularmente mediciones a un laboratorio independiente, y un informe del mismo -basado en muestras tomadas un día antes de la emergencia sanitaria y seis días después de la misma- indicó que todos nuestros parámetros e índices cumplen cabalmente la normativa vigente, incluidos los coliformes fecales”.