En horas de este jueves la Policía de Investigaciones (PDI) detuvo en Quillón a Sebastián Cornejo, prófugo de la justicia y el único chileno que salió con vida del viaje al desierto que realizó Sebastián “Cangri” Leiva por un paso no habilitado.

Antes de su detención, llamó completamente la atención que Cornejo escogió al matinal de Canal 13, Bienvenidos, para entregar su testimonio sobre lo ocurrido, descartando así hacerlo con la policía.

En su relato, Cornejo soltó que los bolivianos que viajaban con ellos en la camioneta los obligaron a bajar porque supuestamente uno de ellos les debía dinero.

“Germán (Gundián) me dice estamos en tierra de nadie y me pide parar para orinar. No nos percatamos cuando cruzamos a Bolivia. No teníamos señal ni nada (…) Yo frené y nos quitan la camioneta, nos echan abajo”, relató el sujeto.

Añadió que “yo quedé forcejeando con uno de los bolivianos. Me intimidaron con la pistola y nos pusimos a forcejear, cuando me bajo a buscar mi bolso, me dispararon en dos instancias”.

Aquí indicó que “tomamos la determinación de ir a Bolivia porque queríamos saber qué pasaba. Nosotros no conocíamos a los bolivianos, Cangri tampoco, los conocía Germán (…) Caminamos todo el día sin saber para dónde íbamos (…) los dos estábamos enojados con Germán, pero dormíamos abrazados los tres por el frío”.

Al ser consultado por sus razones para dejar atrás al Cangri, contestó que “yo me separé porque tenía mucho frío, tenía que calentar mi cuerpo caminando”.