El cuestionado presbítero, Tito Rivera, pidió su propia salida de la Iglesia, todo esto a horas de haber concedido una entrevista al programa “Mentiras Verdaderas” en la que reconoció haber tenido relaciones homosexuales y con mujeres.

El religioso acusado de violación en la Catedral, mandó una carta al cardenal Ricardo Ezzati solicitando su dimisión, por lo que ya se puso en marcha la solicitud ante el Papa para oficializar su deseo.

“Esta mañana me encontré con su carta y ya en el día de hoy le he enviado al Santo Padre, que es quien puede conceder esta petición, la súplica que conceda cuánto antes, a este sacerdote, la dimisión del estado clerical”, contó Ezzati.

Ezzati criticó que “a lo largo de la entrevista se han presentado, entre otras cosas, gravísimas afirmaciones contra víctimas de abusos, contra el mismo ministerio sacerdotal, contra la santidad del matrimonio, de los sacramentos, especialmente, de la confesión. Afirmaciones que rechazamos terminantemente”.

En el programa de La Red, Rivera había manifestado que “he tenido algunas conductas homosexuales, sí, pero no me reconozco como homosexual”.

Añadió que “había una suerte de consenso en que algunas maneras de relacionarse son naturales, vivir en comunidad entre hombres y una suerte de desprecio por la mujer (…) Me atrevería a decir que el 50% de los sacerdotes chilenos son homosexuales”.