El administrador apostólico del Arzobispado de Santiago, el obispo español Celestino Aós, viajó este lunes al Vaticano para hablar con el papa Francisco sobre la delicada situación de la Iglesia católica chilena provocada por los abusos sexuales cometidos por religiosos.

“El viaje que comienzo hoy día es para encontrarme con el Papa, ahí espero conversar para conocer la situación de algunos sucesos particulares de Chile. Espero hablar con el santo padre del tema de los abusos, el tema de las víctimas”, dijo el obispo en una rueda de prensa en el aeropuerto internacional de Santiago.

Aós fue designado por el papa Francisco en la archidiócesis de Santiago el pasado 23 de marzo después de aceptar la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati, que está imputado por la Justicia como presunto encubridor en tres casos de abusos cometidos por miembros del clero.

El administrador apostólico, que estará en Roma hasta el 11 de abril, insistió en su voluntad de colaborar con la Justicia en las investigaciones que están en curso.

“Yo insistiré en la medida de lo posible, aquí, en Roma y donde haga falta, para que todos vayamos colaborando en la medida de nuestro servicio, para que se conozca la verdad, para que se pueda hacer justicia”, dijo el obispo español de 73 años.

“Nos esforzaremos con los señores fiscales para trabajar que en el futuro en Chile, no se den vulneraciones a ningún ciudadano ni ciudadana”, añadió Aós, que este domingo se reunió con el fiscal nacional, Jorge Abbott, y los fiscales Emiliano Arias, Raúl Guzmán y Xavier Armendáriz.

Según informó el Arzobispado de Santiago, Aós expuso a los fiscales algunas ideas que formarán parte de su gestión en la archidiócesis de la capital chilena y escuchó las propuestas y requerimientos de sus interlocutores.

La Fiscalía Nacional de Chile investiga a 219 religiosos chilenos en 158 casos de abusos sexuales contra 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad al momento de los hechos.