“Existían instructivos que eran evacuados por el alto mando de Gendarmería donde se establecen los requisitos y condiciones para el ingreso de televisores pequeños y grandes, Play Station, Blue Ray y otras cosas. Es decir, está regulado, incluso los artefactos que se pueden tener por calles dentro de los recintos carcelarios”, parte diciendo el diputado del Partido Socialista Leonardo Soto, quien apunta de lleno a las visitas de hace unos días de autoridades como el ministro de Justicia Hernán Larraín a distintos penales para fiscalizar las celdas que contaban con televisores y una serie de elementos prohibidos.

Los documentos, firmados por autoridades de Gendarmería, son claros. “Solo se autorizan televisores LED o LCD hasta 32”, con un máximo de 36 unidades por dependencia”, se lee en el inicio de la misiva que presentó el diputado, quien es parte de la Comisión de Justicia del parlamento y visita periódicamente los recintos carcelarios de la Región Metropolitana.

Soto dice que le llamó profundamente la atención la parafernalia con que se “descubrieron” estos elementos. “Cuando uno reflexiona un poco más se da cuenta de las condiciones que hay que tener al interior de celdas para que funcionen. Por ejemplo las conexiones eléctricas. Recordemos que las cárceles chilenas son bloques de cemento que se hicieron en 1850 como la Penitenciaría. En terreno me di cuenta que esta era una situación conocida por todos no hace años, hace décadas”.

¿Cómo se explica que haya sido presentado como un hallazgo?
-No hay nada nuevo bajo el sol. Pero se hizo aparecer con intencionalidad, como si fuera algo novedoso y que dejaba ver un nivel de corrupción importante en los funcionarios que son los custodios de cada galería. Ellos mismos me mostraron otros lugares donde al final de los pasillos tenían televisores de 50 pulgadas. A Gendarmería le correspondería explicar de qué manera ellos logran controlar a los delincuentes con este tipo de artefacto. Esta situación pareciera que fue objeto de un montaje para generar en la opinión pública una visión negativa hacia el personal de Gendarmería cuando en la realidad esto pasa hace décadas y el alto mando tiene circulares donde se ponen las regulaciones y condiciones para el manejo de estos elementos.

¿Qué hay detrás de esto?
-Una clara intencionalidad política. Hay una especie de enfrentamiento entre los gremios de Gendarmería y el Ministerio de Justicia, donde los primeros reclaman mejoras salariales que se están revisando en el Congreso en un proyecto de ley de modernización de la carrera funcionaria. Pero ello ha tenido movilizados a los gendarmes, quienes han tenido medidas de fuerza porque no hay solución ni a los funcionarios ni a las condiciones de las cárceles.

¿Qué busca Gendarmería?
-Básicamente una inyección de recursos importante para incentivar el retiro de funcionarios con el fin de mejorar las promociones de los funcionarios que cumplen con todos los requisitos para ascender pero no están los recursos para recompensar esa promoción en la carrera funcionaria. También piden mejoras en las condiciones de las cárceles, que como se saben son deplorables.

Artículos electrónicos y hasta paredes de cerámica: Encuentran cárcel VIP en ex Penitenciaría de Santiago

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, informó hoy del hallazgo de una nueva celda “VIP”, esta vez en la ex Penitenciaría de Santiago, donde además personal de Gendarmería incautó estoques, droga, celulares y chicha artesanal.