El último balance del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de Argentina reveló que hay más de dos millones de desempleados en ese país, pasando de 9,1% a 10,1% en un año.

La última vez que el desempleo alcanzó los dos dígitos fue el tercer trimestre del año 2006, hace ya 13 años, de acuerdo a lo publicado por Clarín.

Según el informe, el número de desocupados urbanos aumentó en 220 mil personas en 12 meses y alcanzó las 1.920.000 personas. Si a ello se suma el número de desempleados rurales, la cifra supera los dos millones.

Paralelamente también aumentó la subocupación de 9,8% a 11,8%. De este modo, son 2.250.000 argentinos que trabajan pocas horas y están dispuestos a trabajar más. Hace un año eran 420 mil personas menos.

De estas cifras se desprende que más de cuatro millones de argentinos tienen problemas de empleo, ya sea porque no encuentran trabajo o laburan pocas horas, ya sea en el mundo de la informalidad o las llamadas “changas”, que en Chile se conocen como “pololitos”.