Trackdee y Toffy One cantan y bailan frente a una cámara Canon 70D en una calle de Providencia. Las personas que entran y salen de los edificios cercanos pasan por al lado sin sorpresa. Ninguno parece percatarse que esta tarde de domingo se graba un video de un grupo pionero en el trap chileno: M€T.

“Nosotros, a diferencia de los otros artistas que están en la escena, no tenemos una cara visible. La gente nos conoce por nuestra música. Vamos por la calle y la gente no sabe que somos nosotros. No como los cabros, que están haciendo videos, están modelando pa’ marcas de ropa. Por eso le estamos dando duro a los videos, porque eso le ha faltado a M€T”, dice Trackdee (Marcelo Cortés, 26), durante una pausa en la grabación.

“Ahora estamos trabajando en eso. Tratar de mostrarnos más, de acércanos un poco más a la gente, expresarnos más en los shows”, agrega Toffy One (Rogelio González, 25).

De los 28 registros subidos a su canal en YouTube, cabe decir, Trackdee y Toffy One solo aparecen en cuatro. El grueso son ilustraciones o videos de animé. “El personaje quedaba en segundo plano y solo se mostraba el arte como tal. Es un proceso que como grupo nos ha costado bastante cambiar. Pero lo estamos haciendo para tener una mejor llegada a nuestro público: tener más cercanía con ellos y que nos conozcan más allá de las canciones”, explica Trackdee.

Esteban Araneda (23) y Pablo Valdivia (23), conocidos como Heavywave Club, se preocupan de la parte audiovisual. Este domingo están junto a Trackdee y Toffy One grabando el video de “Cárcel”, que aparecerá en el próximo EP de M€T. Además de la Canon 70D con estabilizador Ronin, también usan una Samsung SCM51 8mm.

“La idea de los cabros, de mostrarse un poco más, nace debido a la necesidad que se genera al estar insertos en la escena”, dice Esteban, parado en medio de la calle Dr. Ernesto Prado Tagle.

“M€T tenía muy poco material audiovisual y hoy en día es crucial para subir en la música. Junto a NVSCVR creamos un colectivo llamado Race Team en donde como amigos decidimos subir en este mundo de la música produciéndonos entre nosotros y generando material. La idea es que con el tiempo tengamos nuestro sello y todos vivamos de esto”, agrega Pablo.

Trackdee y Toffy One se conocieron en Antofagasta, en 2010, cuando participaban de la movida de rap local, en los tiempos que se hablaba de Jonás Sanche y no de Gianluca. Sus canciones, a diferencia del trap y el rap estricto, son sobre desamor y depresión. Es un trap más cercano al R&B, acaso al plug, de corte más melancólico que violento.

“Nuestra música siempre ha sido como el estilo que tenemos ahora. De hablar de cosas no tan superficiales”, dice Trackdee.
“Y también cosas que nosotros queremos escuchar. Los temas tratamos que no suenen parecidos a todo lo que está sonando. Tratamos de darle duro a eso”, agrega Toffy One.

Cada vez que tocan en Santiago, sus shows se llenan, ya sean en Loreto, Cine Arte Alameda o Trap House. A la fecha, tienen un mixtape (“Mañana es tarde”, 2017), un EP (“A.S.A.H”, 2018) y un compilado (“Recopilatorio 2k”, 2017). Los productores detrás de estos discos son Airlaps, KPBTS y MLSHBTS. “Tenemos productores que son máquinas. Siempre estamos influidos por ellos, por lo que ellos crean; nosotros solo nos montamos”, dice Trackdee

La semana pasada, Spotify publicó las canciones distintivas de cada región de Chile, es decir, las que se escuchan de forma desproporcionada con relación a otras ciudades. “En mi ley”, de M€T con Baby J, figuraba entre las tres más escuchadas de Antofagasta.

– ¿Cómo es hacer trap en Antofagasta?

Toffy One: Últimamente ha habido súper buen recibimiento de la gente porque, al estar sonando en Santiago, los streams se multiplicaron más rápido. También hay más movida, más escena. Últimamente ha estado súper bien. No así como antes.

– ¿Cómo era antes?

Toffy One: Al principio igual costaba que los pari se llenaran o la gente se motivara con el estilo porque estaba recién empezando el trap [en Chile].

Trackdee: La historia de Antofa, de la música urbana, siempre fue cuática porque era como una isla. Antes de que explotara esto del trap, había explotado lo del rap chileno, cuando empezaron a hacer los eventos masivos, en que iba un montón de gente. En ese tiempo, había un invitado del norte y nada más. Eso fue lo cuático de ahora que pasó con M€T. Que la primera vez que llegamos a tocar en Santiago, ya la gente sabía las canciones; y eso no lo había visto con otros artistas del norte. [La primera vez que tocaron en Santiago fue el 13 de octubre de 2017, en Club Greta].

– En Santiago existen prejuicios ante lo que pasa en Antofagasta con relación a la inmigración. Se habla de Antofalombia, de balazos, de tráfico.

Trackdee: En Antofa, en los últimos tiempos, ha habido un cambio social súper cuático. Antes los chilenos tenían muchos prejuicios. Los colombianos son súper fiesta, súper gritar, no es como que lleguen y se acomoden a la sociedad chilena. Y eso al principio chocó. Ahora, con el tiempo, eso se ha desligado más. Ahora tú veís grupos de amigos donde hay colombianos, hay chilenos y hay una mezcla de cultura súper rica, cachái. Y todo lo que eso conlleva, que es la otra parte, la parte del tráfico, la parte de las armas, la parte de que tú vayas al centro en la noche y hay puros colombianos.

Toffy One: Aparte, también, son otros estilos, otros modus operandi, cachái…

Trackdee: Eso impacta en varios sentidos. Hasta en la música. Uno de los primeros que salió de Antofagasta a hacer trap es K$WAD. Y habían integrantes que eran de Colombia, cachái. También hubo ahí una mezcla social cuática.

– ¿Cómo ven ustedes que en este último año el trap chileno haya despegado?

Trackdee: Es que se está abriendo un mercado que no estaba. Antes estaba todo súper underground. Hasta a los raperos que tenían millones de reproducciones no los firmaban.

Toffy One: Y también no había tanto conocimiento sobre cómo subir las cosas a las plataformas digitales, cachái, no había información de eso.

Trackdee: La música se mezcló con el mercado de la ropa, con el mercado de otras cosas que hace que venda, que la gente quiera andar con un gorrito de tal marca. Y eso ha ayudado caleta. Hace que las canciones salgan en comerciales.

Ante esto, ante el auge del trap, ¿qué ambiciones tienen como artistas?

Trackdee: Lo más pronto es tener mayor alcance. Porque, en cuanto a música, los temas nuevos que estamos haciendo tienen un potencial que nosotros encontramos que está bien. Es un material fuerte, pero le falta llegar a gente, cachái. Si llega a gente, nosotros estamos seguros que le va a gustar, cachái. El asunto es que tenemos que hacer que llegue. Esa es como la meta principal. Y la meta mayor, como todo artista, es vivir de esto y estar en el puesto que nosotros creemos que nos merecemos. Y hay mucha gente que nos sigue, que nos dice lo mismo, y estamos luchando por eso.

– ¿Están puestos cien por ciento para la música?

Trackdee: Esa es una de las cosas que ha impedido que explote más fuerte nuestro grupo. Yo estoy terminado la u, cachái, me falta este año para titularme [en Sicología]; y el Toffy está trabajando, atiende un negocio familiar, una imprenta. Nosotros tenemos una vida en Antofagasta. Pero nuestra idea es estar en marzo viviendo acá, en Santiago, y dedicarnos full a hacer subir esto.

Toffy One: El tiempo que tenemos lo tratamos siempre de usar pa’ hacer música y hablar sobre el grupo, qué otras propuestas podemos hacer, a qué otras ciudades queremos llegar, cachái.

– M€T significa mañana es tarde.

Toffy One: Es como una hipérbole de no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

Trackdee: La consigna de mañana es tarde es lo que a nosotros nos atormenta: el tiempo. La competencia que tenemos contra el tiempo; esperar que las cosas pasen mañana, que la gente empiece a disfrutar nuestros temas mañana. Que te digan, tranquilo, ya va a llegar tu momento. Nosotros no queremos descansar nuestras ambiciones. No queremos pensar en que las cosas van a pasar mañana.