Brasil se impuso por 3-1 a Perú y consiguió su novena Copa América, con goles de Everton Sousa (15′), Gabriel Jesús (45+3′) y Richarlison (90′), mientras Paolo Guerrero (44′) marcó el empate parcial para los visitantes.

El partido fue dirigido por el árbitro chileno Roberto Tobar, cuyas cobros más discutidos fueron la expulsión de Gabriel Jesús (73′) y, sobre todo, el penal que marcó hacia el final del encuentro y que permitió la ventaja definitiva de los locales.

La jugada comenzó con una diagonal de Everton, interrumpida por el choque del jugador peruano Carlos Zambrano. Pese a que las imágenes muestran que el defensor disputó la posición con su hombro, Tobar cobró infracción.

Si bien volvió a revisar la jugada en el VAR, el juez chileno mantuvo su decisión.

Tres minutos después del cobro, Richarlison cambió la falta por gol.

Las críticas no se hicieron esperar. El exárbitro chileno, Rubén Selman, por ejemplo, declaró que “por ningún lado me parece penal. Me parece hombro con hombro en una situación absolutamente de fútbol”.

“Lo que pasa es que el fútbol se está transformando en una escena de ballet. No puede existir roce ni nada. Me parece escandaloso”, agregó en declaraciones recogidas por La Tercera.