El mundo del rugby está de luto, después de que se anunciara la lamentable muerte de James Small, campeón del mundo con los Springboks, quien falleció a los 50 años de edad tras sufrir un paro cardiaco.

“Siempre tendrá un lugar especial en los corazones y las mentes del público sudafricano, y estamos devastados por escuchar de su muerte”, expresó el presidente del rugby sudafricano, Mark Alexander.

James, fue parte del equipo que participó en el quizás fue y será el Mundial más importante de la historia de Sudáfrica y del rugby, ya que en esa versión, la selección “Springbok” regresó a las competencias oficiales, tras cuatro años de ausencia, quedando fuera de los encuentros en Nueva Zelanda 1987 e Inglaterra 1991 debido a las inhabilitaciones impuestas al país por su política de apartheid.

Sorprendentemente para todos, el resultado fue favorable para los sudafricanos , derrotando a Nueva Zelanda, cuyo equipo es un poderoso de esta disciplina, por 15-12, en Johannesburg.

El mundo del cine ha hecho que esta historia sea conocida gracias a la película Invictus, en donde se muestra la importancia política y social que marcó al evento.

ESPN destaca que Small en su carrera como deportista jugó 74 duelos para Sudáfrica entre 1992 y 1997, ganando el título Mundial con su país en 1995.