El superintendente de Servicios Sanitarios, Jorge Rivas, descartó la posibilidad de indemnizar o compensar a clientes de la empresa Essal tras el derrame de petróleo que dejó sin agua potable a la ciudad de Osorno.

Nuestra legislación sanitaria no nos permite compensar a los clientes y por eso el Sernac ha hecho todas sus gestiones para buscar esa compensación”, señaló Rivas.

La autoridad sanitaria subrayó que “nuestra normativa como Superintendencia indica que tenemos que sancionar a la empresa“, es decir, su labor se limita a aplicar multas que pasan directamente al erario público.

Por otro lado, el superintendente confirmó que hubo un “error humano” mientras un operador realizaba una maniobra diaria que consistía en “trasvasijar desde un estanque de petróleo más grande, de dos mil litros, hacia un estanque más pequeño de 800 litros que abastece un equipo generador”.

Al quedarse una válvula abierta, se rebalsó el estanque más pequeño y el combustible entró al interior de la planta de tratamiento.

Fuente: Osorno TV.