Esta tarde la Ministra de la Mujer y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, agregó una nueva polémica a su historial al sostener que las niñas son más propensas a violaciones y abusos “porque no tienen calzones”.

Alves, quien forma parte desde hace un año del gabinete de Bolsonaro, se encontraba en la isla amazónica de Marajó, Pará, presentando un programa para combatir la explotación sexual de las niñas, adolescentes y mujeres de la zona que tiene un alto índice de violaciones, según consigna Cooperativa.

Fue en esta instancia que, para explicar las cifras, la ex pastora evangélica aseguró que “especialistas” les dijeron en el gabinete que “las niñas de allá son abusadas porque no tienen calzones, no usan, porque son muy pobres”. Seguido, propuso la creación de una fábrica en la localidad.

No es primera vez que Damares Alves protagoniza este tipo de controversia. A principios de año había asegurado que “el niño se viste de azul y la niña de rosa”, poco después que “el hombre es el líder del matrimonio”.