Manuel Rebolledo Navarrete: Atropellado por militares en Talcahuano

#EllosSon: Los muertos bajo Estado de Emergencia

Manuel Rebolledo Navarrete: Atropellado por militares en Talcahuano

El 21 de octubre, durante el toque de queda, Manuel Rebolledo fue atropellado por un camión militar que se desvió de la calzada para, supuestamente, repeler un saqueo. El infante de marina que lo conducía declaró que fue un accidente, pero los representantes de la familia y el INDH lo desmienten tajantemente. Fue formalizado por cuasidelito de homicidio, y su abogado asegura que las medidas cautelares le permiten continuar en la Armada. El pasado jueves, en la población Libertad, los familiares de Rebolledo y la barra del club amateur al que pertenecía, lo despidieron con bombos, bengalas y banderas.

Por Tania Contreras A., Cristian González F. y Marina Gutiérrez C.* 

Es martes 22 de octubre en la población Libertad de Talcahuano y los hinchas del club amateur Juventud Porteña no paran de cantarle a su amigo muerto:

¡Polera, Polera querido, nuestra banda jamás te olvidará! —suena el coro, mientras ingresan con una corona fúnebre al pasaje Isla Picton. Hay bengalas, lienzos y banderas. 

Así le decían en el barrio a Manuel Alejandro Rebolledo Navarrete (23), padre de una hija de un año y medio, y fanático de Juventud Porteña. Un día antes, el lunes 21 de octubre, Rebolledo fue atropellado por un camión militar, durante el toque de queda que, en la Región del Bío Bío, fue decretado a las 18:00 horas.

Ni los padres de Rebolledo ni su pareja tienen fuerzas para hablar. Por eso, decidieron que en representación de la familia hable su prima Catherine Reyes. Al teléfono desde Talcahuano, la noche del martes 22, cuenta que su primo siempre quiso que lo despidieran con alegría. De fondo, se escucha la canción “Por qué no se van” de Los Prisioneros. 

—Aquí donde vivimos nosotros, todos los querían, todos los conocían —dice—. Él siempre dijo que quería que hubiera fiesta toda la noche cuando muriera.

CRÉDITOS: GENTILEZA COLECTIVO AUDIOVISUAL

La muerte de Manuel 

La querella criminal presentada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) al día siguiente de su muerte —“contra todos aquellos que resulten responsables, en calidad de autores, cómplices o encubridores de delito consumado de homicidio”— está en el Juzgado de Garantía de Talcahuano, y sostiene que Rebolledo era parte de un grupo de manifestantes que pasadas las 18:00 horas estaba en Avenida Gran Bretaña, cuando un vehículo conducido por el infante de marina Leonardo Medina Camaño (30) irrumpió a exceso de velocidad en la calle de la protesta. 

Según el documento, los manifestantes se dispersaron y Manuel corrió por un sitio baldío, contiguo a una cancha de tierra. Pero el camión, por circunstancias que se están investigando, salió de la calzada y subió hasta la vereda. Segundos después, según la querella, Rebolledo cayó al suelo y el vehículo pasó sobre su cuerpo.

Pasaron algunos minutos antes de que llegara una ambulancia que lo trasladó a Urgencias del Hospital Las Higueras, según se lee en la declaración de la abogada querellante, Carolina Chang. Cuando el vehículo llegó a su destino, el joven ya se encontraba sin vida. Su certificado de defunción acredita que falleció a las 18.58 horas del lunes 21 de octubre, por un politraumatismo. El informe preliminar de la médico criminalista de la PDI, que está en la carpeta investigativa, agrega que la lesión fue craneoencefálica y producto del atropello.    

La Armada aseguró, a través de un comunicado de prensa, que se trató de un accidente: “Un grupo de personas que saqueaba Congelados Pacífico arrancó del lugar y uno de ellos fue alcanzado por el vehículo”. El contraalmirante Carlos Huber, jefe de la defensa nacional para la provincia de Concepción, declaró que “el accidente fue un hecho lamentable”.

El infante Medina Camaño fue formalizado al día siguiente del atropello por cuasidelito de homicidio en el Juzgado de Garantía de Talcahuano. En la audiencia, el Ministerio Público leyó la declaración que le dio a la policía, tras ser detenido en el hospital donde se verificó la muerte de Rebolledo. En ella, Medina declaró que alrededor de las 18:50 horas, observó a unas 20 o 30 personas saliendo del Frigorífico Pacífico en dirección a la población Libertad. Que quiso seguirlos en el camión mientras los sujetos arrancaban, saliendo de la calzada y subiendo a un camino de tierra, y que en ese momento se habría producido el impacto: 

“Mi teniente me señala que tuviera cuidado, ya que venían tres individuos por mi costado, por mi lado derecho. Dos de esos corren por detrás del camión. Uno de ellos por delante. Frené, esta persona resbaló. No lo vi más. El camión, una vez que frené, siguió deslizándose como unos metros. Al detenerse bajé enseguida a ver a la persona, vi que estaba en la parte posterior derecha del camión boca abajo. Lo giré, le tomé el pulso, tenía pulso, le saque la capucha que llevaba puesta. Aprecié que tenía sangre en el lado izquierdo de su cara y en el oído. Se llama a la ambulancia, y luego se desarrolla el procedimiento tendiente a resguardar a la víctima que lamentablemente falleció”.

Fiscalía pidió que el juzgado lo dejara con arraigo nacional y firma mensual, medidas cautelares que, una vez acogidas por el tribunal, causaron indignación en la familia de la víctima, que esperaba prisión preventiva. También exigen que se le juzgue por homicidio.

Catherine, prima de Rebolledo, es enfática en negar la versión de Medina Camaño:

—El tipo mintió en su declaración diciendo que el Jano (apodo familiar de Rebolledo) estaba encapuchado. Todos lo vieron, iba con un polerón no más, ni siquiera con un gorro. Dijeron que estaba corriendo, que supuestamente se tropezó y no fue así. Había mucha gente ahí, más de cien personas que estaban protestando en ese momento y todos vieron lo mismo. 

Cristian Pérez, empleado de PacificBlu -una de las dos empresas pesqueras que están frente al sitio del atropello-, grabó con su celular, desde su puesto de trabajo, los momentos previos y posteriores a éste. En su registro, se ve tirado en el suelo a Manuel Rebolledo, entre una decena de militares, mientras la ambulancia aún no llega al lugar. 

Los pobladores estaban mirando cuando llegó el camión militar a exceso de velocidad, donde estaba la gente arrancando. El camión se desvió de su ruta y se metió no más, porque es todo plano para la cancha —recuerda Pérez—. Se le fue altiro encima. 

Versiones contrapuestas

Según las declaraciones del fiscal adjunto jefe de la Fiscalía Local de Talcahuano, Julián Muñoz, realizadas el 22 de octubre, hasta el momento no se ha acreditado intencionalidad por parte del imputado ni la velocidad con la que iba el camión militar. “El funcionario de la Armada de Chile, quien cumplía servicios en el marco del Estado de Emergencia, condujo de manera imprudente el vehículo que se encontraba bajo su responsabilidad”, afirmó Muñoz tras la audiencia. 

Pero la figura de cuasidelito de homicidio es rebatida por la familia y la parte querellante. 

—Creemos que es un homicidio porque la persona que maneja un vehículo militar, que se supone está capacitado para eso, tiene que representarse (prever) que al momento de subir e ir con exceso de velocidad va a ocasionar algún daño, y ese daño puede ser la muerte. No es un accidente —afirma la abogada Chang —. No sé si una intencionalidad directa respecto de esa persona, pero sí un dolo eventual.

Sobre la versión de la Armada, que situó a Rebolledo dentro del grupo de personas que estaban saqueando la pesquera, Chang afirma que eso no tendría relevancia para la causa: 

El derecho no habilita al infante de marina a quitarle la vida a una persona por un tipo de delito de esta especie —dice.

En cambio, el abogado defensor de Medina, Javier Pereira, asegura que su representado no es siquiera autor de un cuasidelito, puesto que se encontraba en servicio siguiendo órdenes.

—Siguiendo las instrucciones se salió de la calzada a esta cancha, porque era la vía más directa para llegar al frigorífico. Y cuando iba en ese tránsito, intempestivamente por el lado del copiloto se cruzan las personas —afirma—. Mi representado intenta detener un vehículo de alto tonelaje y lamentablemente no puede y lo termina atropellando.

Según reveló Radio Bío Bío, el miércoles 23 de octubre, el autor del atropello, Leonardo Medina, habría sido reincorporado a las filas de la Infantería de Marina. “Cuenta con todo mi respaldo de poder seguir, mientras dure la investigación”, declaró el contraalmirante Carlos Huber. La indagaciones se prolongarán por cuatro meses.

Este equipo se puso en contacto con la Armada para preguntar qué funciones estaría cumpliendo Medina en la actualidad. No obstante, desde la institución uniformada declinaron entregar una versión oficial. Su abogado defensor, en tanto, aseguró no estar informado al respecto. Sin embargo, dio esta declaración: 

Jurídicamente, las medidas cautelares que se decretaron en caso alguno impiden que esta persona sea reintegrada a la Armada, no hay ningún incumplimiento de ley.

La despedida

La afición de Manuel Rebolledo al equipo Juventud Porteña, según sus amigos y familiares, lo hacía un personaje entrañable en la población. Sobre todo como miembro de La Banda del JP, la barra del club que también funcionaba como un centro cultural en el barrio.

Siempre estaba ahí cuando había que juntar lucas entre los amigos, hacer donaciones, completadas —cuenta John Silva, amigo y miembro de la barra—. Jugamos un rol muy importante en nuestra población: tratamos de embellecerla, porque siempre ha sido muy estigmatizada.

Silva recuerda que Rebolledo era el único socio que tenía varias cuotas pagadas por adelantado. La imagen que más lo refleja, comenta, es un video de 13 segundos grabado el pasado 30 de junio, en el que se le ve riendo, con un trofeo en cada mano, en la galería del Estadio El Morro de Talcahuano. Manuel les prohibió a sus amigos subir ese registro a las redes sociales. “Le molestaba que le dijeran que era el líder de la barra”, dice.

Por eso se nos aprieta la garganta. Ellos se han manchado las manos con sangre, y nuestros corazones están con dolor y pesar.

La última vez que Silva vio a Manuel fue dos días antes del atropello, el sábado 19 de octubre, en la cancha donde juega Juventud Porteña. Era cerca de las siete de la tarde. Sus compañeros de barra hicieron un círculo y hablaron sobre tomarse las calles. Dice Silva que Rebolledo apoyaba el movimiento social que estaba creciendo en esos días. 

El 21 de octubre, sin embargo, Silva miró el grupo de WhatsApp de sus amigos y entró en pánico cuando vio un estado que decía: Polera, ¿por qué te fuiste?

Preguntó qué había pasado. Un audio, de otro amigo común, lo dejó helado:

Al Polera lo atropellaron. Llegaron los milicos y lo atropellaron —escuchó. 

La barra se organizó espontáneamente para llevar un carnaval futbolero al velorio, el martes 22. Al día siguiente, los amigos se juntaron a pintar un mural en su honor. El retrato muestra a Rebolledo vestido con la polera de la barra. Poco antes del inicio del toque de queda terminaron de pintar, y luego hicieron un asado. El jueves 24 fue su funeral.

A la derecha del mural, al lado de la figura de Manuel Rebolledo, se lee: Mataron a uno de los nuestros. Ahora vives en nosotros. Ahora por ti somos más fuertes.


*La lista de muertos durante las manifestaciones sociales y disturbios no ha parado de crecer con el paso de los días. Cuerpos encontrados en edificios en llamas o baleados en las protestas en distintos puntos del país, en circunstancias poco claras, son parte de la realidad chilena. De ellos, sólo cuatro de los fallecidos hasta ahora han sido reconocidos por el gobierno como víctimas de balas militares. Esta serie de perfiles, elaborados por un grupo de periodistas independientes y alumnos de la Universidad Alberto Hurtado, organizados durante el Estado de Emergencia, pretenden dejar registro de quiénes eran las personas que perdieron su vida en estos días de esperanza y violencia, y en qué circunstancias ésta les fue arrebatada.

El equipo es coordinado por Gabriela García B. Edición de textos: Gabriela García y Nicolás Alonso

Comentarios
Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. --------------------------------