Vanessa Fuica

Gino Rojas, el hombre que fue captado por Reuters con su bebida: “Yo no quiero nada para mí, pero para mi país lo quiero todo”

Una foto viralizada en redes sociales tomada por Goran Tomasevic, fotógrafo de Reuters. ¿La imagen? Un hombre con su bebida cola en mano, mientras un Carabinero está en acción y atrás, un grupo de jóvenes se dispersa para no ser atacados por FF.EE. Él, como si nada. The Clinic conversó con Gino Rojas, el protagonista de una de las postales más bizarras del estallido social.

Por Vanessa Fuica

El 4 de diciembre, un hombre fue captado por un lente de una cámara fotográfica de la agencia Reuters y su posición impávida, con una botella de bebida en la mano, se volvió viral rápidamente.

El hombre se la imagen se llama Gino Rojas, un hombre jubilado de 68 años de San Miguel que día a día se moviliza con terno y Frunacola en mano, por Plaza de la Dignidad.

smart

“No me di cuenta, ni el fotógrafo tampoco, al momento de sacar la foto. Era un concepto que él estaba siguiendo, estaba atento al comportamiento de los pacos”, cuenta a The Clinic en plena manifestación de viernes, en el intermedio previo al show de Los Búnkers en la ex Plaza Italia. Inmediatamente aclara: “pacos, porque para mí los Carabineros terminaron en el año 73, desde ahí quedaron como los represores del país”.

Sobre el momento que inmortalizó el fotógrafo Goran Tomasevic de Reuters, dice: “Solamente iba atravesando la Alameda con una bebida en la mano,  relajado. No había represión en ese momento exacto y yo justo iba atravesando la Alameda en el ala norte. Justo en ese momento vienen todos los pacos, con micros, guanacos, toda la cuestión, estában como a 10 metros míos y yo me quedo así, impactado mirándolos”.

¿Usted participa de este movimiento? 

-Absolutamente estoy en el movimiento. Yo estoy acá, soy parte de ellos, de los jóvenes.  Los jóvenes a mí me hicieron parte de este movimiento, yo siempre he tenido mis inquietudes, siempre he luchado  por una sociedad mejor. Pero soy un tipo mayor, estaba como medio retirado de las pistas. A mí, todo esto que pasó, me dio energía, los jóvenes a mí me han aceptado, la gente a mí me ha aceptado.  Yo venía tímidamente porque estaba vestido de terno y corbata. Los chiquillos me saludaban y me decían: “Hola tío” “Wena tío, a quién lo mojé le vamos a sacar la…”. 

¿Viene siempre?

-El día que me sacaron la fotografía yo estaba marchando, estaba apoyando el movimiento.  Ya llevaba como una semana y tres días viniendo a Plaza Italia. Antes yo iba al centro, protestaba siempre en el centro de Santiago, por ahí por Ahumada, Estado, Moneda. Yo soy de los gallos que me enfrento directo con los pacos.  Entonces ya me pasaba por el Palacio de La Moneda y les decía: “¿Todavía están cuidando a este tal por cual de presidente?, ¿qué ganan ustedes cobardes?, ¡traidores!”. Yo no tiro piedras, yo no hago incendios, yo con las fuerzas represoras me enfrento cara a cara.

¿Qué recepción tiene de la gente?

-Todos me saludan, me abrazan, me reconocen y a mí como que me da plancha, porque los festejados son ellos. El orgullo para mí son ellos, el orgullo es la juventud que nos despertó a nosotros después de 30 años. Yo siempre criticaba que éramos cobardes sometidos,  que hablábamos siempre por redes sociales, donde todos esperábamos que el vecino actuara por nosotros. Un día vinieron los cabros chicos del Instituto Nacional, las niñas del Liceo 1 y salieron a evadir y protestar por el alza del metro. Ahí fue cuando yo me acoplé al movimiento.

¿Por qué pelea usted?

-Yo peleo por los jóvenes, por el futuro de este país,  para mí no quiero nada, lo quiero todo para mi país, ¡todo!  Yo he tenido mi salud, he vivido bien, felizmente. ¿Hasta cuándo con los saqueos, con la sinvergüenzura? Quiero de vuelta la salud, quiero de vuelta la educación y quiero de vuelta la previsión social.  Los sinvergüenzas, todos esos que estudiaron gratuitamente, que tuvieron salud gratuitamente. Le quitaron la previsión a los civiles para dárselas a los militares represores… Todo eso quiero que venga todo de vuelta. 

¿Cómo ve este movimiento en el futuro?

-Al principio tenía temor. Pensaba que por los incendios que estaban provocando las huestes fascistas, incendiando metros, universidades, iglesias, saqueando, pensaba que nos iban a ganar y nos iban a desmoralizar,  y lo lograron en cierta medida, pero desde hace dos o tres semanas atrás, estamos repuntando nuevamente. Siento que estamos renaciendo y fortaleciendo el movimiento. No nos han ganado ni nos han callado, al contrario. Ahora son ellos los que están cayendo porque ellos están perdiendo el apoyo internacional. 

¿Ve una solución a todo este problema?

-Nunca le he querido quitar al rico su plata, que el rico se quede con lo suyo,  pero si quiero que el rico le devuelva al pueblo todo lo que le ha robado.

The Clinic Newsletter
Comentarios