Foto: Agencia Uno

Tres preguntas para entender la oxigenación de alto flujo

El Ministerio de Salud anunció este 8 de junio que se están capacitando mil profesionales de la salud para poder aplicar la oxigenación de alto flujo en pacientes covid-19 positivos. The Clinic conversó con Sebastián Bravo, Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos adultos UC CHRISTUS, quien explicó este método y sus beneficios.

Los ventiladores mecánicos han tenido un rol protagónico en esta pandemia. El coronavirus causa un síndrome respiratorio agudo grave, por lo que para tratar a los pacientes contagiados es imprescindible contar con estos equipos.

Ante esta necesidad, el Gobierno anunció este 2 de junio la llegada de 400 equipos de oxigenoterapia de alto flujo que se suman a los 240 ya dispuestos en Chile, según lo informado por el Ministerio de Salud (Minsal).

Pero ¿Qué es la oxigenoterapia de alto flujo?

El Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos adultos UC CHRISTUS, Sebastián Bravo, explicó la oxigenación de alto flujo como una “técnica que se aprovecha para administrar a pacientes flujos altos de oxígeno de manera no invasiva”, facilitando la respiración en pacientes con estado de conciencia mediante una naricera.

La principal diferencia de la oxigenoterapia con la ventilación no invasiva es que los primeros equipos pueden entregar hasta 60 litros de oxígeno por minuto, mientras que los segundos llegan a máximo 15 litros de oxígeno por minuto.

Fuente: Ministerio de Salud

¿Por qué genera tanta expectativas?

Al respecto, el médico indicó que “un paciente que ingresa y que cae en ventilación mecánica y que se recupera, puede estar en el hospital casi cuatro semanas. En un paciente con canal de alto flujo su estadía se acorta a la mitad”.

De todas maneras, el profesional fue enfático en indicar que este proceso puede fracasar al no aguantar el paciente la cánula y en este caso se deberá seguir con la ventilación invasiva, teniendo que intubar al enfermo.

Además, según indicó el 26 de mayo el ministro de Salud, Jaime Mañalich, este procedimiento “reduce en un 40% la posibilidad de que ese paciente sea conectado a un ventilador mecánico”.

¿Quienes pueden hacer este procedimiento?

A diferencia de la ventilación mecánica invasiva, que requiere una preparación mayor para poder intubar a los pacientes, esta técnica funciona mediante una naricera lo que simplifica el proceso. Según informó el Minsal mediante su sitio web, “más de mil profesionales entre médicos, kinesiólogos y enfermeras que se están capacitando en esta técnica”.

The Clinic Newsletter
Comentarios