Pedropiedra, músico: “El arte, más que transformar las cosas, las desafía, las desfigura”

Pedropiedra, músico: “El arte, más que transformar las cosas, las desafía, las desfigura”

Este domingo 26 de julio a las 16:30 hrs es el primer show de Quijotemusic, el ciclo de conciertos de Quijote Films y The Clinic. En cada fecha, un artista consagrado y un talento emergente tocaran desde un espacio abierto a los vecinos, show que todo el mundo podrá disfrutar, vía streaming, a través del Instagram de @quijotemusic . y todas las plataformas de @theclinic_cl. El debut será en Ñuñoa y cada fecha cumplirá con todos los protocolos de control y prevención ante el covid-19.

Conversamos con Pedropiedra de su vida en cuarentena, del rol político de la música, la escena local y cómo Internet ha revolucionado la forma en que consumimos música.

Tiempo en confinamiento y mundo pos-coronavirus

Pedropiedra iba a lanzar “Aló!”, su quinto disco solista, y celebrar la década de existencia con un concierto en el Teatro Caupolicán. La cita era este 20 de junio, hasta que el coronavirus decidió, en marzo, lo contrario. “Fue algo que hubo que hacer. Me dio un poco de pena por el disco porque no lo podía atrasar, estaba condenado un poco. Pero más allá de eso, agachar la cabeza y aceptar”, asegura.

De ese entonces a la fecha, Pedro Subercaseaux, el músico y compositor detrás del proyecto solista, ha estado encuarentonado con su familia -compuesta por su pareja Carmen y sus tres hijos- en su casa ubicada en El Arrayán, donde también tiene su estudio. Ahí alterna las responsabilidades de ser papá, con su carrera como músico.

¿Cómo te has sentido durante la cuarentena?

– Diría que bien. He tenido días más buenos, días más malos, días normales, pero me he mantenido ocupado. He seguido haciendo música, que para mí eso es vital. Mantenerme con el oficio andando. Más las obligaciones de padre que te obligan a poner la cabeza en el aquí y en el ahora, que es lo más primario al final. Te diría que eso me ha salvado, aunque también me aporta una cuota de estrés… es como un estrés positivo.

¿Cómo te imaginas al mundo después del coronavirus?

– Se ha hablado mucho de la esperanza que mucha gente tiene en que esto nos transforme y cambie nuestros hábitos de consumo, de competencia, etc. Para mí, el mayor temor es que nada cambie y que después todo se vuelva más injusto, desigual y destructivo con el medio ambiente.

Me imagino a todos con un buen baño de humanidad, humildad, de bajarle la espuma a la leche y de tratar de apuntar a una vida de menos consumo. Pero son ideas sueltas y esperanzas vagas. Igual el ser humano siempre tiene la esperanza de un futuro mejor y eso nos mantiene, de alguna manera, sobreviviendo.

A comienzos de marzo, cuando el coronavirus era un fantasma, Pedropiedra lanzó “Aló!”, su quinto disco de estudio y el primero con el productor Cristián Heyne (Javiera Mena, Gepe, Alex Anwandter). De un sonido más cercano al pop que al rock de sus anteriores trabajos, en sus nueve canciones incursiona en ritmos que están de moda como el trap (Sueños por Compartir) y dembow (Perdido en Viña del Mar), alcanzando las mejores críticas de su carrera. El broche de oro llegó con el reconocimiento a “Mejor Videoclip” en los Premios Pulsar por “Amor en Silencio”.

En el disco, sólo una canción cuenta con una coproducción externa y es “Sueños por Cumplir”, en el que participa Xander (Pablo Chill-E, Gianluca).

¿Cómo te sentiste en esta incursión en el trap?

-Fue increíble colaborar con Xander. Esto fue hace un año, ahí tenía 17, es muy joven y rápido. Tiene una manera totalmente distinta de proceder y fue muy emocionante poder verlo.

¿Qué opinas de la escena trap chilena?

-Está muy viva. Es la última generación de estrellas de la música, con toda justicia. Es una escena súper variada, hay para todos los gustos. Heyne está muy pendiente de lo que está sonando y trata de meter eso sin forzarlo. En este caso el resultado fue súper bueno.

¿Qué tan importante son los videoclips en tu carrera?

– Los videoclips pintan la música al trasladarla en imágenes. Con los míos siempre he rehuido de la solemnidad y creo que el resultado se termina pareciendo a la música, en el sentido de que son bastantes dispersas las influencias. Siempre está el humor de por medio y un poco de nostalgia y melancolía, todo en un marco de lo absurdo, alejado de la estética típica de un cantante de pop.

Actualidad, estallido 2.0 y nueva Constitución

“Aló!”, la canción, tiene una letra muy política que hace referencia a los abusos a partir de una metáfora sobre un chancho.

¿Qué piensas sobre el rol de la música en la política?

– Más que hablar de política, “Aló!” habla de indignación, de hastío, de tanto escándalo, uno tras otro; y se van apilando y cada vez hay uno nuevo.

La música no tiene un rol en la política. De hecho, no tiene ninguna incidencia en la política. Lo intentaron innumerables artistas, partiendo por John Lennon, uno de los más populares del mundo, que hizo una canción hermosa que tampoco influyó en la política, creo.

La música tiene la capacidad de influir en las personas. El mejor ejemplo son Las Tesis el año pasado. Su canción dio la vuelta el mundo, fue traducida a todos los idiomas. Creó mucha consciencia en la población. Con lo que pasó con Martín Pradenas nos damos cuenta que puede tener mucha influencia en la gente, pero en la política y en la manera en la que las decisiones se toman, no. El arte, más que transformar las cosas, las desafía, las desfigura, pero transformarlas… es muy difícil.

¿Qué crees que va a pasar con el estallido 2.0?

– Va a ser violentamente reprimido. Bueno, como ha sido la política de Estado permanente.

Espero que las autoridades sepan separar la paja del trigo. Permitir la manifestación evitando los actos de violencia. La gente se sigue manifestando, hay cacerolazos en muchos lugares distintos, casi todos los días.

¿Apruebo o rechazo? ¿Y por qué?

– Apruebo, porque creo que las cosas siempre se pueden hacer de mejor manera. Más trasparentes, más justas y más humanas.

Música en tiempos de Covid

Con el covid-19, la posibilidad de hacer conciertos y fiestas como las conocemos es casi imposible. ¿Cómo te imaginas que será la industria de la música poscoronavirus?

– La música se va a seguir haciendo. Las y los músicos compositores necesitamos hacer música por una cosa vital. La gente necesita escuchar música también por una cosa vital. La industria de la música, de la producción musical, no se verá tan afectada. Incluso puede que crezca, porque ante la imposibilidad de presentarse en vivo, uno tiene más tiempo y las ganas de hacer música no paran.

Eso sí, vamos a tener que pegarnos un buen rato de no poder tocar en lugares cerrados. Un par de años seguramente. Hay que hacerse la idea. Estamos hechos para adaptarnos. Ahora hay que ponerse a pensar en cómo hacerlo.

¿Qué le falta a la industria de la música chilena?

– Siento que le falta todo, menos la calidad de sus composiciones. Lo más importante es que faltan leyes de protección para los trabajadores de la música, que son muchos más que las personas que están en el escenario y siempre son los más afectados. También faltan salas de conciertos.

Escenarios Urbanos

Sabemos que en el mundo digital, la industria de la música ha encontrado un lugar seguro en el cuál podemos compartir. ¿Cómo crees que Quijote Music va a aportar a la escena de la música chilena?

– Creo que es muy significativo hacer estos conciertos gratuitos, al aire libre, para la gente, como un poco “semi sorpresa”. Espero que lo del domingo sea el puntiapié inicial y de que cosas así, sí puedan ocurrir.

Hay muchas medidas de seguridad que se pueden tomar para hacer de esto una experiencia segura para todos los que estamos participando. Yo creo que esto es un laboratorio y de ser exitoso, va a marcar un camino a seguir. Esto se trata de hacer un “momento” y eso tiene un valor muy lindo.

¿Qué artista emergente te gustaría proponernos para futuras fechas?

– Carcamusa.

¿Qué le recomendarías a los nuevos creadores que están iniciando su carrera musical?

– Ufff, yo les recomendaría que hagan, hagan, más y más canciones. Que se junten con gente, que armen un colectivo de amigos que estén empezando también y que se puedan apoyar con cosas, con equipos, voces. Armar colectivo, eso es súper importante.

Uno aprende mucho de los amigos y una de las cosas más lindas que tiene la música es poder tocarla con la gente que uno quiere. La sensación es otra. Los viajes se hacen más agradables, la vida en el estudio, los ensayos, todo. Elegir buenos compañeros es muy importante.

La música es para tozudos, para tercos, para gente insistente. Muchas puertas se van a cerrar y, a veces, entre tantas puertas cerradas, va a haber una chiquitita que se va a abrir y ahí hay que meterse al tiro. Nunca no tomar una puerta abierta porque después se cierran y no se abren más.

Pedropiedra, junto al dúo emergente de electro-folck Madela, estarán abriendo la primera fecha de Quijote Music este domingo 26 de julio a las 16:30 hrs. El concierto se realizará en una azotea de la comuna de Ñuñoa y transmitido para todo el mundo vía streaming en las cuentas de Instagram @theclinic_cl y @quijotemusic .

Comentarios
Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. --------------------------------