Agencia UNO

“Debemos poner en tabla el proyecto”: oposición apuesta por reactivar reforma de pensiones a pesar de segundo retiro

En el Senado, legisladores opositores se aburrieron de esperar que el gobierno envíe las indicaciones prometidas en la Cámara. Están decididos a rechazarla y avanzar hacia nuevas alternativas.

Hace dos años, el gobierno presentó una reforma que prometía mejorar las pensiones gracias a un aumento progresivo del 10 al 16% en las cotizaciones entre empleadores, trabajadores y el Estado. Para ser despachada desde la Cámara de Diputados, la ministra María José Zaldívar firmó en enero un acuerdo con la DC y algunos diputados independientes, para agregar indicaciones sobre brecha de género, administración de los fondos y ahorro colectivo solidario. Hoy, ante un inminente segundo retiro del 10%,  aquel caballito de batalla de este gobierno y de la ministra Zaldívar presenta claros síntomas de agonía por la falta de estrategia.

Desde marzo que la reforma de pensiones está detenida en el Senado a la espera de indicaciones del Ejecutivo. A la fecha, varios senadores han declarado estar cansados de esperar. Desde la Comisión de Trabajo del Senado, integrada por Juan Pablo Letelier (PS); Rodrigo Gallilea (RN), Adriana Muñoz (PPD), Jacqueline Van Rysselberghe (UDI) y Carolina Goic (DC) han advertido la urgencia de volver a ponerla en tabla.

“Somos varios detrás de la Reforma de Pensiones. La idea es ponerla en tabla y rechazarla, por la manera en que llegó desde la Cámara y el pirquineo de votos al que tuvo que llegar la ministra firmando un acuerdo con la DC” explicó para The Clinic, Juan Pablo Letelier, presidente de la Comisión.

Adriana Muñoz, presidenta del Senado, también reiteró la urgencia de revisar la iniciativa. “Debemos poner en tabla el proyecto y votarlo según su mérito. Hasta ahora, claramente no es posible aprobarlo, en tanto mantiene la lógica del sistema actual de AFP y no mejora sustantivamente las pensiones en un horizonte razonable”, explica a este medio.

Las indicaciones acordadas, a principios de año, fueron: aumento a 2,7 UF (80 mil pesos) a las mujeres que tuvieran al menos 8 años de cotizaciones en el ahorro colectivo y fortalecimiento del ente estatal que administrará la cotización adicional. El documento también incluía una evaluación del cumplimiento de las inversiones y rentabilidad, a cargo del Banco Central, CMF y Superintendencia de Pensiones. Para finalmente, integrar al Fondo de Ahorro Colectivo los 300 millones de pesos que existen en montos rezagados,  no cobrados, por sus titulares ni por herederos de los afiliados a las AFP. Pero de este acuerdo –con votos comprometidos– nunca más se supo. Y aún menos, después del inminente segundo retiro de fondos de pensiones. Nadie olvida que fue el propio ministro Briones quien dijo  que “es lo uno u lo otro”, al mencionar si la reforma seguía sobre la mesa.

“Este es un golpe blanco que se dinamitó por dentro con el primer y segundo retiro”, asegura tajante Marco Moreno, director de la escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central. Y agrega que es justamente “la derrota ideológica que sufrió la derecha más conservadora, la que muestra una fisura en el oficialismo. Esa es la lectura que hay que hacer del plebiscito. En esa lógica, era de esperarse que la derecha quisiera defender el otro bastión que son las AFP y el sistema de capitalización individual”.

En ese último punto es subrayado por el senador Letelier “en la reforma de pensiones la derecha no es homogénea” lo que explicaría, según él, la descoordinación al impulsar una reforma de pensiones.

Para la senadora Muñoz este asunto es más técnico: “desde el comienzo, la reforma de pensiones del gobierno está perdida, porque insiste en el mismo esquema que ha fracasado. No podemos hacer una reforma que parta con 10 puntos de cotización a la capitalización individual y termine con 13”.

A pesar de la división, hay voces en el oficialismo que insisten en la oportunidad que tiene el gobierno para dejar un legado en temas de previsión y que el Presidente debería acelerar su tramitación. En Palacio, admiten que esta iniciativa junto con la de Salud son las dos reformas que deben recuperar protagonismo.

Una opción es reiniciar las tratativas en base a la propuesta presentada por la oposición y que Briones no vio con malos ojos en su momento. ¿En qué consiste? Se trata de una alternativa que pretende dividir la industria en gestores de fondo y administración de cuentas. “El fin nominal de las AFP y sus abusos”, asegura una fuente cercana a sus redactores. “La propuesta de la oposición es avanzar hacia un sistema de seguridad social donde se solidaricen los riesgos y de este modo, ir mejorando a corto plazo el nivel de pensiones”, explica la senadora Muñoz.

Sin embargo, han pasado cinco meses desde su presentación y el gobierno aún no ha dado respuesta.  Desde Chile Vamos también se intentó gestar una nueva opción, pero a la fecha tampoco ha sido presentada.

En tanto, la gran defensora de la reforma, la ministra Zaldívar, que no ha querido hablar con la prensa sobre el tema,  solo aparece en actividades ministeriales y sus cercanos cuentan que anda cabizbaja y desanimada por no haber sacado adelante el proyecto de Ley que tiene como misión personal desde que fue subsecretaria de Previsión Social en 2018.

En la votación por el segundo retiro, insistió en que el gobierno está poniendo todos sus esfuerzos en la reforma y que este nuevo retiro solo hará que el aumento en las pensiones sea menor.

Comentarios