Imagen referencial (Pixabay)

Revelan la historia del soldado que recibió un balazo en su reloj en plena guerra de Vietnam

Barry Jones recibió tres impactos de bala en plena guerra de Vietnam en 1968. Luego de ser asistido, el médico le preguntó qué quería hacer con el reloj, que había sido atravesado por una de las balas. Jones le dijo al médico que se lo quedara, y él lo guardó durante cincuenta años, hasta que decidió reconectar con Jones y preguntarle si quería el dispositivo de vuelta. El veterano de guerra aceptó, y comenzó entonces la historia de su reparación, que terminó exitosamente este año.

Un día, Carl Jones recibió un correo de parte del médico Lorrie McLaughlin, quien buscaba reconectar con el padre de Jones, Barry. Esto debido a que el médico asistió Barry en 1968, en plena guerra de Vietnam.

En la historia, recuperada por Las Últimas Noticias, Jones cuenta cómo su reloj atravesado por una bala lo volvió a conectar con el médico, quien aún lo tenía en su poder, más de medio siglo después.

En 1968, Jones recibió tres impactos de bala. El peor de ellos en su muñeca izquierda, bala que también dañó su reloj. Luego de ser atendido en un helicóptero por McLaughlin, el médico le preguntó qué quería hacer con el aparato, y el militar le respondió al médico que podía quedárselo.

El llamado del médico al veterano ocurrió en 2018, justo cuando se cumplían cincuenta años de la devastadora guerra. El par se reencontró físicamente en agosto de ese año.

Jones rememora en el citado medio que adquirió el reloj en 1967, pues necesitaba uno con el cual pudiera bucear. El dispositivo le costó 150 dólares de la época, y desembolsó un tercio de su sueldo en él.

Cuando lo recuperó, en 2018, Jones comenzó a consultar a la relojería oficial del modelo Tudor Submariner 7928: de la distribuidora de Rolex en Oregon lo derivaron a la oficina central en Pensilvania, y allí, le informaron que la casa matriz, en Ginebra, estaba interesada en llevar a cabo la reparación.

Así, a principios de 2019, Jones hizo entrega del dispositivo para su reparación. Debido al daño, el proceso contempló una reconstrucción completa del reloj, que se concretó en febrero de este año.

Un vocero de Tudor, empresa de relojes de lujo hermana de Rolex, aseguró al citado medio que “este reloj cuenta una historia con su apariencia y está tan cargado, que nos pareció un elemento insustituible de la relación entre Barrie y Lorrie”.

The Clinic Newsletter
Comentarios