Foto: Agencia UNO

“Usted va a vivir más de 100 años”: El día que Horst Paulmann contó que una gitana le leyó la mano y le adivinó el futuro

Cuando el máximo accionista de Cencosud recibió el premio al empresario del año que entregó el Icare en 2005, realizó un discurso donde relató un encuentro místico con una cíngara en la ciudad de Varsovia. “Había una gitana que tomó mi mano, la miró y dijo: uyuyuuui uyuyuuui. Su línea de la vida es muy, muy larga”.

En completa reserva se ha mantenido el estado de salud del empresario chileno-alemán Horst Paulmann (85), una de las mayores fortunas del país y máximo accionista del holding Cencosud.

Si bien se descartó que el magnate estuviera contagiado de Covid-19, un comunicado de la compañía confirmó que estará con licencia mientras se realiza una serie de exámenes médicos. Su diagnóstico aún se desconoce.

En medio de los rumores sobre el futuro del empresario, reflotó un discurso de Paulmann que data del año 2005, cuando recibió el premio a empresario del año que entrega el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare).

En dicha instancia, Paulmann realizó una serie de agradecimiento a varios colegas del mundo empresarial -entre ellos, Carlos Alberto “Choclo” Délano, condenado posteriormente por delitos tributarios en el marco del caso Penta y el ahora ministro Alfredo Moreno, entonces en Sodimac- y relató parte de su historia como inmigrante en la década del ’50.

En un momento se pone a bromear por las repercusiones que tenía en la bolsa su estado de salud: “Cuando les conté que se me quebró una vértebra de la columna, no quiere decir que se acabó Paulmann. Compren acciones sin temor. Paulmann y familia con su equipo de ejecutivos habrá para rato”.

“¿Cómo puedo yo saber esto hoy día? Muy sencillo. Hace 8 años junto a mi hijo Peter y Stefan Krause, Gerente de (supermercados en) Argentina, llegamos un domingo de mayo, por 2 horas a Varsovia, Polonia. Un sol radiante, los polacos y las polacas con minifalda y el ombligo a la vista, haciendo cola en las heladerías para comprarse un helado (…) Ustedes se preguntarán: ¿y qué tiene que ver esto con Paulmann para rato? Momento – step to step – tengo que contarles el cuento de a poco. Bueno, llegamos a la muralla que circunda el centro de Varsovia, había una gitana que tomó mi mano, la mira y dijo: uyuyuuui uyuyuuui. Su línea de la vida es muy, muy larga, uyuyuuui, usted va a vivir más de 100 años“, relató el magnate.

La historia concluyó así: “De inmediato se escuchaba a Stefan y Peter al unísono óyuyui óyuyui. y se les fue al agua su sueño de que a Paulmann le quedaba poca pila. Y esto lo confirmará el doctor Rodrigo Hernández, jefe cardiólogo de la Fach, y médico de Clínica Las Condes, en mi examen y chequeo reciente: Glucemia – azúcar 63 / presión 12 – 8 / colesterol 135 / pulso 65 / y la próstata 10 puntos”.

Revisa el discurso completo de Horst Paulmann (2005)

Hace tres meses, al festejar mi cumpleaños n° 70 un amigo americano de Pennsylvania Estados Unidos, contaba a los invitados:

Hay en Estados Unidos, igual como en Chile, una publicidad de las pilas Duracel, donde muestran al conejo que camina, camina, camina y que su amigo Paulmann también: ¡Camina, camina, camina, and never stops!

Otro amigo y ex – compañero del Colegio Alemán de Osorno contaba a los invitados: Horst es un intranquilo. Nunca puede quedarse sentado. La profesora del curso casi todos los días decía: Horst al rincón. In die ecke, y el pobre Horst pasaba las clases en el rincón.

Hoy ustedes a Paulmann lo están pillando tranquilo. ¿Y por qué?, porque hace dos semanas me quebré una vértebra, me pusieron corsé, y aquí me tienen tranquilo y manso!

¿Como me quebré la vertebra?

¡¡¡Ríanse!!!, por una tremenda tos, motivado por una fuerte gripe.

En el hospital le dije a las enfermeras: “Podría haberme pasado esquiando, o acompañado de una simpática compañera, así por lo menos lo hubiera disfrutado”. No estoy con ustedes a la mala!, mi médico me dio 4 horas libres.

—– 0 —–

Buenas tardes amigas y amigos. Buenas tardes Gonzalo y Juan. Buenas tardes Alfredo Moreno y Consejo Directivo de ICARE, muchas gracias por permitirme compartir este grato momento con ustedes.

Alfredo Moreno me había pedido una entrevista para un día de junio en la tarde. Me sorprendió que en vez de él, vi pasar a mi sala de reunión a Hans Eben, Vicepresidente de D&S (Líder), al choclo Délano, de Penta, al Director Gerente de ICARE Sr. Manuel Vargas y al rato a Alfredo Moreno de Sodimac. Entré a la sala y acto seguido llega mi amigo Juan Cuneo.

Yo suponía que venían a fusionar Jumbo con Falabella, Sodimac, Líder, y que el choclo Delano venía a financiar la operación. Gran error. La fusión no todavía.

Ellos venían como directiva de ICARE, a informarme del PREMIO ICARE.

Este gesto tan lindo, de tomarse el tiempo todos juntos a hablar personalmente conmigo, fue lo que más me emocionó del Premio. No lo voy a olvidar. Muchas gracias.

El Premio ICARE es algo muy especial, y yo quería recibirlo en nombre del equipo de Cencosud, lo que me fue categóricamente prohibido, por ser este premio “personal” para el empresario. De todas formas, muchas gracias a nuestro equipo, nuestros clientes, proveedores, bancos, instituciones, políticos de Chile y Argentina, ya que sin el apoyo permanente de todos ustedes no estaría aquí hoy día.

Muchas gracias a chile, que hace 58 años nos ha abierto sus brazos, brindándonos trabajo, momentos difíciles y momentos de grandes satisfacciones.

Muchas gracias a mis hijos, Heike, Manfred y Peter, a mi yerno Diego y nueras Ema y Linde, a Helga que me ha dado esta familia, y a Mónica por haberme aguantado por estos 20 años en Argentina.

Estar aquí con ustedes, tiene un costo, al construir una empresa de cero, el empresario descuida a su familia. Les pido disculpas por haberles fallado tantas veces.

Los 7 hermanos Paulmann llegamos junto a nuestros padres hace 57 años a Argentina, con una mano adelante y una mano atrás, a 3 años de haber terminado la segunda Guerra Mundial.

Nuestra madre nos enseñó a ser prácticos, ordenados, eficientes y cumplidores. De nuestro padre aprendimos de seguir pataleando. No aflojar, ser persistentes y superar momentos adversos.

Ninguno de los 4 hermanos mayores estudió más allá de 4° año de humanidades, hasta los 16 años. los 4 mayores empezamos a trabajar desde los 13 a los 16 años. de los 3 menores ninguno estudió en la universidad.

Todos ayudamos con nuestro trabajo y sueldos a mantener a la familia en Argentina, y en Chile desde 1950 a financiar el primer restaurante propio, las Brisas de Temuco, en 1952.

¿Qué aprendimos de estos primeros años muy difíciles?

Aprendimos que:

Lo importante que es la familia. Cuando todo anda mal, en la familia siempre encontrarás apoyo.
Lo importante que son los amigos, los amigos que se hacen en el colegio, juventud y universidad.
La amistad hay que cultivarla, y con el pretexto de no tener tiempo, uno los descuida.
Por la guerra, emigración a argentina y chile en mis 10 años de colegio estuve en 8 colegios y en 8 ciudades distintas, y hacerse de amigos amigos como empresario no es lo mismo que en la juventud.
Lo importante que es trabajar, en lo que a uno le gusta.
Lo importante que es un grato ambiente laboral para todos los colaboradores.
Lo importante que es trabajar con la puerta abierta, y que todo el personal sepa que siempre tiene acceso a hablar con sus superiores.
Lo importante que son las discusiones sanas, constructivas entre ejecutivos y que todos tiren del mismo lado de la soga, y que no existan parcelas, mala fe ni envidia en las relaciones.
Todo esto hizo crecer a cencosud, es nuestra cultura.
“Uno para todos, todos para uno”.

Cuando les conté que se me quebró una vértebra de la columna, no quiere decir que se acabó Paulmann. Compren acciones sin temor. Paulmann y familia con su equipo de ejecutivos habrá para rato.

¿Cómo puedo yo saber esto hoy día?. Muy sencillo.

Hace 8 años junto a mi hijo Peter y Stefan Krause, Gerente de Argentina, llegamos un domingo de mayo, por 2 horas a Varsovia, Polonia. Un sol radiante, los polacos y las polacas con minifalda y el ombligo a la vista, haciendo cola en las heladerías para comprarse un helado.

En el Sur de Chile, Valdivia, el domingo en la tarde el paseo para pololear es la plaza, en Polonia es la cola para comprar helados. Hay como 5 heladerías por cada cuadra.

Ustedes se preguntarán: ¿y qué tiene que ver esto con Paulmann para rato?Momento – step to step – tengo que contarles el cuento de a poco.

Bueno, llegamos a la muralla que circunda el centro de Varsovia, había una gitana que tomó mi mano, la mira y dijo: uyuyuuui uyuyuuui. Su línea de la vida es muy, muy larga, uyuyuuui, usted va a vivir más de 100 años.

De inmediato se escuchaba a Stefan y Peter al unísono óyuyui óyuyui. y se les fue al agua su sueño de que a Paulmann le quedaba poca pila.

Y esto lo confirmará el doctor Rodrigo Hernández, jefe cardiólogo de la Fach, y médico de Clínica Las Condes, en mi examen y chequeo reciente:

Glucemia – azúcar 63 / presión 12 – 8 / colesterol 135 / pulso 65 / y la próstata 10 puntos.

Muchas gracias por escucharme.

Comentarios
Sabía ud que... Dostoievski no respeta la distancia social porque su literatura toca muy de cerca. -------------------------------- Sabía ud que... Paris y Daza hacen leseras porque la risa es la mejor medicina. -------------------------------- Sabía ud que... La suerte está echada… Y Francisco Encina también. -------------------------------- Sabía ud que... Hay dos Jadue famosos: el de Miami y el de Cuba. -------------------------------- Sabía ud que... La banda Eagles reversionó su gran hit “Airbnb California”. --------------------------------