Camila Moreno, cantante: “En los círculos femeninos se genera mucha fuerza, tienen una garra tremenda que resulta muy inspiradora”

Ilustración de Patricio Vera

Camila Moreno, cantante: “En los círculos femeninos se genera mucha fuerza, tienen una garra tremenda que resulta muy inspiradora”

La artista nacional reflexiona sobre el papel de la mujer en la sociedad chilena y también en su área, la música, a la cual se ha dedicado desde hace catorce años. Dice que escribe sus canciones desde la emoción, la que muchas veces está gatillada desde lo femenino.

“¿Dónde están mis hermanas? / Sin ellas estoy perdida / Sin ellas estoy a punto de hacerlo / Amigas, quememos el reino”, entona Camila Moreno (35) en su canción “Quememos el reino”. En el videoclip –dirigido por la artista y Gowosa– se ve a mujeres de distintas edades marchando juntas, con los rostros tapados con pañuelos multicolores que sólo permiten observar sus miradas chispeantes.

“Esa canción tuvo que ver con darme cuenta del proceso feminista, la rabia acumulada y la hermosura que implica estar junto a todas esas mujeres. En los círculos femeninos se genera mucha fuerza, tienen una garra tremenda que resulta muy inspiradora”, dice Moreno.

¿Cuál es tu reflexión sobre la situación de la mujer hoy?

-El feminismo actual ha logrado visibilizar la abismante desigualdad en muchos ámbitos y también el horror que eso conlleva. En mi caso, creo harto en un feminismo intuitivo, construido a partir de la conversación con otras compañeras. Hasta hace cinco años, yo no me daba cuenta de que todas en algún momento hemos sido abusadas, maltratadas o sufrido algún tipo de violencia sólo por ser mujeres. Es muy impactante y a mí me hizo despertar y entender el significado del feminismo.

¿Cómo crees que ha ido cambiando la situación de la mujer en el tiempo? ¿Qué se ha ganado, qué sigue pendiente?

-Se ha logrado concientizar a la gente, ayudarla a entender muchas cosas. Se ha avanzado en poner sobre la mesa ciertos temas como la igualdad de sueldo, por ejemplo. Ahora tenemos que conversar de cosas urgentes y graves como los femicidios y la cultura de la violación. Ojalá que algún día todo eso sea parte de un pasado retrógrado y podamos conversar de cosas diferentes, como lo que significa la vida, la sexualidad, el género y el no género, lo no binario. Creo que hacia allá apunta la sociedad y es donde hay que avanzar para romper estos límites que funcionan como fronteras de lo posible.

¿Cuál es tu percepción sobre la música compuesta por mujeres?

-A mí siempre me ha interesado más la música hecha por mujeres y ésa es una reflexión que hice con el tiempo. Me di cuenta que siempre mi playlist era casi un 90% femenino. Cuando el arte tiene urgencia detrás, se vuelve necesario y ese mensaje traspasa géneros musicales e ideologías. Siento que las mujeres portamos emociones que tenemos que transmitir. Esa necesidad de gritar, de hablar, cantar, emocionar. Es algo visceral, como medio volcánico. Quizás sea una especie de reflejo, de sentir que me puedo ver en eso. Se relaciona con tener un espacio para hablar con libertad. 

¿Cómo es la presencia femenina dentro de la escena musical?

-Creo que cada vez hay más mujeres. En todo el mundo, las mujeres la llevan a nivel artístico y cada una tiene su propia voz, identidad y carácter. Es algo muy maravilloso. Ahí hay una lucha bien ganada, pero también queda harto espacio por ganar todavía. 

¿En qué sentido? 

-Siempre hay una cosa de prejuicio. Cuando entré a la industria y empecé a dejar de ser una persona anónima para empezar a ser una figura un poco más pública, me dijeron que por qué no me ponía tetas y me teñía rubia, cosas así. Hay una hipersexualización. La otra vez, un periodista colombiano me comentaba que a los hombres se les entrevista por Zoom y en pijama. A ellos nadie les dice nada, pero a las mujeres se nos pide andar súper arregladas. Se nos exige estar siempre bellas, impecables, hablar bien y no salirnos de madre, algo que a los hombres ni siquiera se les cuestiona. Está la herencia de la impecabilidad de ser una chica bien portada y ser correcta. Es parte de una cultura que te impone la idea de cómo se deben comportar las mujeres basada en la figura de la señorita, la dama y todas esas ideas estúpidas que se espera de nosotras. 

“Siempre hay una cosa de prejuicio. Cuando entré a la industria y empecé a dejar de ser una persona anónima para empezar a ser una figura un poco más pública, me dijeron que por qué no me ponía tetas y me teñía rubia, cosas así. Hay una hipersexualización”

¿Qué cosas se podrían mejorar para potenciar la posición de las mujeres en la música? 

-Por ejemplo, en Canadá las chicas que trabajan en la música consiguieron una ley de paridad de género en los festivales y eso significó que todos ellos pusieran un incentivo que consiste en que, mientras más mujeres en el cartel, hay más marcas auspiciando. Son estrategias de cómo hacer las cosas, que se pueden llevar a un plano legislativo para avanzar. Igual es muy difícil proponer cosas cuando tienes un gobierno que no tiene ninguna política en cultura, ningún resguardo y tampoco le interesa. También tienes un país que no consume tanta música nacional. Hay cosas que se pueden transformar desde una política, pero es complejo exigirlo teniendo gente tan inepta en el gobierno.

¿Crees que la forma de hacer música ha cambiado para las mujeres? ¿Hay novedades?

-Sí, creo que se habla más de la violencia intrínseca de la industria, la sexualidad, pero en otros tiempos también se habló de eso desde otros lugares. Tampoco estamos fundando Roma. Esta lucha es una posta, donde se va pasando el testimonio a otra persona. Nosotras no iniciamos la carrera, pero sí estamos con la responsabilidad de seguir corriendo.

¿Cómo se vislumbra la presencia femenina en la música hacia el futuro?

-Está creciendo cada día más. Las mujeres están gobernando el mundo y eso tiene que seguir ocurriendo desde un cambio de paradigma que no sea jerárquico. Es decir, debe darse desde la horizontalidad y provenir de otros códigos no necesariamente matriarcales, sino que de lo matríztico, desde la colaboración con otros. 

En general, tu trabajo está bien ligado a lo femenino, tanto las letras de tus canciones como los videoclips. ¿De qué forma eso inspira tu música?

-Es la intuición y las ganas de ir creando puentes, conversar con las compañeras y darte cuenta de la realidad, de que todas hemos pasado por situaciones similares. Desde esa cruda verdad es de donde yo siento que tengo que escribir algo, porque lo que pasa por mi emoción se transforma en canción. Mi proceso creativo es así, cuando me toca la emoción, necesito canalizarla y trasformarla en algo como escribir o componer una canción. La lucha de las chicas me inspira mucho, me emociona. El que las chicas argentinas, luego de tanto años de lucha, hayan logrado que el aborto gratuito y seguro sea ley, me parece muy emocionante. Eso me puede llevar a escribir algo. En general, no me gusta escribir cosas literales, pero sí puedo hablar desde la emoción. Por eso hice “Quememos el reino”, tiene que ver con ese tipo de reflexión. 

*Lee más entrevistas de nuestro Especial 8M.


Comentarios
Sabía ud que... La gente espiritual, de colación se come un Súper Osho -------------------------------- Sabía ud que... Reabrir cines en pandemia es pan para Hoyts y hambre para mañana -------------------------------- Sabía ud que... La pandemia nos enseña a valorar las pequeñas cosas, especialmente las microscópicas -------------------------------- Sabía ud que... Cada vez que a Piñera lo denuncian por el caso Enjoy pone cara de póker -------------------------------- Sabía ud que... Si el río suena, es porque seguramente hay cuicos carreteando debajo del puente --------------------------------