Agencia UNO

Tras invierno caluroso, expertos aseguran que “no hay vuelta atrás” en el cambio climático

Con menos lluvia y nieve, el clima como lo conocíamos "en la zona central de Chile, ya no lo vamos a tener", provocando una megasequía.

Tras las altas temperaturas que se han presentado durante este invierno en la zona centro de nuestro país, los expertos aseguran que el clima chileno como lo conocíamos “ya no lo vamos a tener”.

Las lluvias han disminuido, este año solo cayeron 59,2 mm de agua en la Región Metropolitana, cuando lo normal es entre 139 mm y 237 mm. Pero no solo en la capital, también lo han hecho en Valparaíso y en el Maule.

Según publica Emol, los expertos aseguran que el déficit hídrico alcanzó el 70% y señalan que ha sido la peor sequía desde 1998.

“Estamos comenzando a sufrir algunos de los efectos más esperados, más anticipados y más previsibles del cambio climático: nos estamos quedando sin agua en la zona central y además estamos experimentando temperaturas extraordinariamente anormales“, dijo Raúl Cordero, líder del Grupo de Investigación Antártica de la Usach.

Además, los expertos aseguran que los cambios que se están viviendo actualmente ya no son reversibles. “No es reversible ni en el corto ni en el mediano plazo. En el mejor de los casos, lo que vamos a lograr es detener el empeoramiento de la situación“, explicó Cordero.

Otras características del cambio climático son los extremos, donde los fenómenos meteorológicos se intensificarán.

“Es probable que, si bien vamos a tener menos lluvia en promedio, tengamos lluvias más fuertes y concentradas en poco tiempo, con lo cual se genera un impacto porque son difíciles de almacenar y en cierta época pueden producir aluviones“, advierte Claudio Hepe, director del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable UDP.

Cabe destacar, que las precipitaciones ya venían decayendo desde los ´90 en la zona central, por lo que “en ese tiempo se debieron haber tomado en cuenta esas investigaciones“, lamenta Patricio Gonzáles, agroclimatólogo de la Universidad de Talca.

A partir de 2010 en adelante, ya nos sobrepasó, ahora va más adelante que nosotros, y ahora llevamos una megasequía de 14 años en la zona central“, explicó Gonzáles, quien también es parte del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología y académico de la U. de Talca.

Según las cifras el déficit de nieve en varias regiones ya se está notando, siendo en Coquimbo un 96%, en Valparaíso un 92%, en Santiago un 99%, en Maule un 97% y en el Bíobío un 78%.

La poca caída de nieve también se suma a las bajas precipitaciones, alcanzando un promedio del 80%. “Esta ya no es una megasequía ni una hipersequía: esto es un cambio climático“, añade.

Gonzáles insiste que la decisiones para intentar frenar un poco estos cambios deben ser inmediatas, donde tanto gobernadores como delegados presidenciales deben colaborar.

“En tres años más, el costo para abordarlo va a ser tres veces mayor que en la actualidad. Hay que entender que el clima mediterráneo, como lo conocíamos en la zona central de Chile —que era de cuatro estaciones, con un invierno que iba de mayo a agosto, con lluvias torrenciales, con temporales que duraban una semana, con 4 o 5 metros de nieve, con primaveras de transición y veranos cálidos— ya no lo vamos a tener“, dice.

Actualmente, los inviernos serán con menos lluvias y déficit de nieve, con veranos más largos que comenzarán en noviembre y finalizarán en marzo. Además, se presentarán más olas de calor, las cuales provocarán que deban aumentar los patrones de regadío.

“Hay una serie de impactos y riesgos producto de este cambio que nosotros no hemos explorado ni analizado en profundidad, tenemos algunas cosas hechas pero ¿son esos niveles de riesgo suficientes dados los cambios que estamos teniendo?“, finalizó Cordero.

Volver al Home

Comentarios