Intereses económicos y "contraterrorismo", las claves para entender cómo diversos países están involucrados en el conflicto de Afganistán.

Agencia EFE

Afganistán: ¿Por qué Estados Unidos, China, Rusia, Irán y Pakistán tienen que ver en el conflicto?

"Afganistán está en pleno centro del juego geopolítico. Su ubicación lo hace a la vez interesante y peligroso, porque tiene frontera con aliados de Rusia; Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán", asegura el periodista afgano Mohammad Bashir.

Durante el fin de semana, los talibanes irrumpieron la capital de Afganistán, Kabul, sin embargo, el conflicto por dominar las tierras del país ha existido desde el siglo XIX.

Durante esa época, las tierras afganas fueron protagonistas de lo que se conoce históricamente como “El Gran Juego”, la rivalidad entre el imperio británico y ruso, que buscaban controlar Asia Central.

Hoy, 100 años después de terminado “El Gran Juego”, sin embargo, la lucha por el control de Afganistán no ha concluido, y la irrupción talibana a la capital fue calificada como una “victoria” ante Estados Unidos.

El movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna de facto en la Franja de Gaza, felicitó este lunes a los talibanes por haber recuperado el control de Kabul y de gran parte de Afganistán, lo que calificó devictoria” contra Estados Unidos tras dos décadas de guerra.

En un comunicado, Hamás “felicita al movimiento talibán y su valiente liderazgo por esta victoria, que fue la culminación de su larga yihad (guerra santa) durante los últimos veinte años”.

Pero, ¿Qué tienen que ver China, Rusia, Irán y Pakistán en el conflicto?

Según explica T13, “además de Pakistán e India, cuya competencia por influir en Afganistán se cree que le dio origen al Talibán, también persiste la intensa rivalidad entre Occidente y Rusia“.

Esta enemistad, en su última etapa, se remonta a cuando los soviéticos invadieron el país en 1979.

Por su parte, Rusia asegura que sus intereses por las tierras afganas tienen que ver con “garantizar la seguridad de las fronteras de sus aliados en Asia Central”, sin embargo, el medio destaca que “sus intenciones últimas no están tan claras”.

Rusia ha estado ayudando al Talibán, no sólo con su diplomacia, sino también con dinero y posiblemente inteligencia“, explicó Seth Jones, académico, politólogo y director del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) a BBC Mundo.

“Uno de sus intereses es simplemente contrarrestar el poderío de Estados Unidos en regiones que considera como dentro de sus esferas de influencia: Asia del Sur, Medio Oriente y Europa del Este“, añadió Jones.

Por otra parte, el académico añade que el mayor miedo ruso es el terrorismo: “A Moscú le alarma principalmente el Estado Islámico, un enemigo jurado de Rusia y del Talibán“.

“Afganistán está en pleno centro del juego geopolítico. Su ubicación lo hace a la vez interesante y peligroso, porque tiene frontera con aliados de Rusia; Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán”, asegura el periodista afgano Mohammad Bashir.

Por su parte, China tiene intereses económicos en Afganistán y a ellos se suma la preocupación de que los grupos islamistas que operan en la región de Xinjiang tomen fuerza en el país.

“A los chinos les interesa hacer contraterrorismo en Afganistán, debido a las actividades de grupos extremistas uigures en Xinjiang y del Partido Islámico del Turquestán (una organización islamista fundada por yihadistas uigures)”, explica Jones.

Por otro lado, Seth Jones agrega que “la salida de EE.UU. de Afganistán, de sus drones y de su aparato de inteligencia, es una buena noticia para los chinos, porque significa una cosa menos por la que deben preocuparse“.

T13 explica que “con la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, Pakistán se encuentra en una situación delicada debido a que ambos países comparten una frontera de 2.430 km, conocida como Línea Durand, y tienen una complicada historia llena de desconfianza”.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios