El pasado domingo 15 de agosto, los talibanes irrumpieron en Kabul y Jorge Said contó su experiencia en primera persona.

Agencia EFE

“Hay mucho terror en las calles”: Cómo el periodista Jorge Said vivió la caída de Kabul

Según el chileno, para los afganos, la actitud de los talibanes ha sido "para mostrar a la comunidad internacional que tienen otro tipo de comportamiento de cuando estuvieron en el poder hace décadas".

El pasado domingo, los talibanes irrumpieron en Kabul, capital de Afganistán y el presidente Hamid Karzai abandonó el país, el caos se desató en la ciudad y al menos seis personas murieron intentando llegar al aeropuerto.

El periodista Jorge Said vivió el terror en primera persona, pues se encontraba en el lugar produciendo reportajes sobre Kabul y BBC Mundo conversó con él para contar su experiencia.

La situación es muy crítica. Los talibanes entraron hace una hora a mi hotel. Por suerte no vinieron a mi habitación”, comentó el chileno al medio antes citado.

“Mi hotel en Kabul es de alta seguridad. Hay tres puntos de control con varios guardias armados, pero cuando llegaron los talibanes, bajaron las armas y los dejaron pasar“, agregó luego, pensando que irían tras los extranjeros.

En la calle hay mucho nerviosismo. No se sabe muy bien cómo van a actuar los talibanes”, detalló, explicando que “la mayoría piensa que están siendo astutos”.

Según el periodista, para los afganos, la actitud de los talibanes ha sido “para mostrar a la comunidad internacional que tienen otro tipo de comportamiento de cuando estuvieron en el poder hace décadas”.

Sin embargo, explicó que “la gente aquí desconfía por lo que pasó en otras provincias, donde ejecutaron a soldados rendidos y castigaron a mujeres por no llevar burka”.

Por otra parte, el periodista reclama “una falta de información total. Ayer estuve en el aeropuerto y hay más de 5.000 o 10.000 personas que están allá sin ningún tipo de facilidades”.

“Cuando llegué al aeropuerto, los militares me avisaron de que los talibanes ya estaban a dos kilómetros del aeropuerto. Fue bastante complicada la vuelta. Caminé 20 kilómetros porque el tráfico paró todo”, detalló.

“Daba la impresión de que los militares se estaban yendo, que entregaban la ciudad“, agregó luego, explicando que “hay mucho terror en las calles” y que “la gente está agresiva”.

Para los periodistas se ha vuelto muy difícil trabajar“, comentó. “Es casi imposible porque nos reconocen el acento. Si nos reconocen el acento español o inglés, inmediatamente la gente se nos echa encima”.

Además, Said explica que en la ciudad “no se sabe quién es talibán y quién no porque los talibanes visten de civiles, como cualquier otro afgano”, además, “hay poca agua y la electricidad se corta cada 15 minutos“.

“Los campos de refugiados están terribles. La gente está durmiendo en la calle, directamente en el piso, sin frazada o algún tipo de asistencia”, comentó, afirmando que la situación “es una catástrofe humanitaria“.

El periodista también detalla que muchos afganos culpan a los estadounidenses y su influencia occidental en el país: “ahora mismo, sienten una especie de odio hacia Estados Unidos”.

En cuanto a la salida de Afganistán, Said comenta que “todo cambia muy rápido sobre el terreno. No sabemos lo que está haciendo la embajada estadounidense, en la que me he inscrito para salir”.

“Nosotros los periodistas estamos muy preocupados por cómo vamos a irnos, aunque no creo que seamos los mayores afectados. Creo que lo que más ocupa ahora a los talibanes es desarmar a las fuerzas armadas que estaba aquí presentes porque puede haber una guerra civil“, declara.

“Desde la embajada estadounidense la única respuesta que me han dado es si estoy dispuesto a tomar un avión en cualquier minuto. Tengo todas las maletas listas“, finalizó.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios