Instagram

“Una falta de respeto a los enfermos”: testimonios de las colectas para que Rojas Vade financiara el tratamiento contra un cáncer que nunca existió

La revelación del constituyente Rodrigo Rojas Vade, quien se vio obligado a confesar que no es paciente de cáncer, hizo reflotar distintos momentos en que el convencional se benefició de las redes solidarias para costear tratamientos contra la enfermedad que decía padecer. Depósitos en una cuenta ajena y más de un millón de pesos reunidos en 24 horas son parte de los relatos que pudo recoger The Clinic.

“Yo lo conocí por el estallido social, me causó mucha admiración a mí y a la comunidad con cáncer por la que me muevo. Hubo una empatía con su caso porque él decía que necesitaba pagar sus tratamientos, que efectivamente son caros; o sea yo llevo cinco años con metástasis y tengo la bendición de tratarme con un convenio oncológico, sino me hubiera muerto el año uno”, comenta Evelyn Salgado (40), quien ayudó al constituyente Rodrigo Rojas Vade a difundir a través de su página de Facebook “Cáncer etapa 4 metastásico no es = muerte” una de las rifas que él organizó para costearse los tratamientos contra el cáncer que, hasta este fin de semana, afirmaba que padecía.

Ahora, sin embargo, su opinión del convencional está lejos de admiración: “Era un mentiroso maníaco”, dice tajante.

El año 2017 a Salgado, madre de dos niños de 15 y 8 años, se le dio un diagnóstico terminal: cáncer de mamas con metástasis en el hígado y en los huesos. Ese mismo año abrió su página de Facebook, en donde comenzó a compartir pensamientos, información médica y frases motivacionales. Poco a poco su página empezó a crecer y ella comenzó a asumirse como una activista por el cáncer.

Esto llevó a que en Concepción, donde vive junto a su familia, organizara manifestaciones y eventos a favor de la Ley del Cáncer -promulgada el 2018-, y también a que se cruzara con Rojas Vade en mayo del 2020. “Nos hicimos amigos por Facebook y cuando él puso esa rifa, yo le ofrecí poder publicarla en mi página para que tuviera más tribuna, siempre en la ingenuidad que lo que él estaba planteando era verdad”, cuenta Salgado a The Clinic.

Evelyn Salgado

Ahora que lo mira en retrospectiva, Salgado ve en esa ocasión un detalle que le hizo ruido, pero que decidió ignorar en ese entonces: cuando quiso depositar para la rifa de Rojas Vade, se encontró con que la cuenta no era de él. Y cuando ella le preguntó de quién era y por qué no ponía la suya, el constituyente le dijo a través de un audio por Facebook, que era la cuenta de su tía y que prefería resguardar sus datos debido a que estaba “ligado a una posición política extrema”.

Esto, sin embargo, no impidió que la colecta se realizara y que ella y el convencional siguieran en contacto. Tiempo después, vendría la segunda vez que Salgado sospechó de Rojas.

“Un día lo invité a almorzar, porque venía a mi quimio en Santiago a la que voy cada 21 días, y le dije que me gustaría conocerlo. Quedamos en eso y al último minuto me canceló. Yo creo que no quiso ir porque yo iba a entrar a profundizar un poco más en el tema del cáncer, porque con cinco años tú te imaginarás que conozco bastante más que otras personas de la oncología”, afirma Salgado.

Estos dos episodios a Evelyn Salgado sólo le hicieron sentido cuando el sábado pasado se enteró a través de los medios que Rojas Vade no es, ni nunca fue, un paciente oncológico, lo cual fue uno de sus rasgos identitarios que más resaltó en el Estallido Social, donde logró una popularidad que le facilitaría ser electo como constituyente.

“Cuando me enteré sentí mucha rabia. No lo podía creer porque tuve amigas que partieron antes que yo y que se fueron pensando que él era un hombre valiente, que era un ser especial, un personaje luminoso que iba a seguir logrando más cosas que las que habíamos logrado nosotros”, comenta Salgado con habla lenta y emocionada, al recordar cómo se cayeron sus esperanzas de que alguien llevara las mismas banderas que ella al interior de la Convención.

“¿Cómo puedes tú decir que tienes cáncer y mostrar un catéter? Si él supiera lo que significa la instalación de un catéter, cómo duele, encuentro que es una falta de respeto a las familias, a los enfermos, a las personas que le aportaron a su rifa”, finaliza, Evelyn Salgado con voz entrecortada.

“Un primera línea, un ejemplo”

“Mucha gente nos empezó a comentar que Rodrigo (Rojas) nuevamente había sido internado por cáncer, que tenía que costear sus quimioterapias y que podríamos darle una mano”, comenta Cristián Díaz (38), vocero de la organización Amigues Movimiento Social, que desde octubre del 2019 se dedica a apoyar a ollas comunes y a organizar colectas para quienes no puedan pagar costos de tratamientos médicos o para ayudar a heridos del Estallido Social.

“Como ya era de conocimiento público su popularidad y su bandera de lucha, en la Revuelta accedimos absolutamente. Dentro de todo, todos estábamos conscientes de que él necesitaba un apoyo”, dice sobre la colecta que ayudó a organizar en mayo del 2020, a pedido de los seguidores de las páginas de su organización, para así costear el supuesto tratamiento oncológico de Rojas Vade.

Díaz asegura que Amigues Movimiento Social ha organizado colectas para otras víctimas de la represión policial del Estallido Social, como Fabiola Campillay o Mario Acuña, por lo que ayudar en ese contexto a Rojas Vade les resultó algo lógico. Fue así como se pusieron en contacto con él, le pidieron sus datos bancarios y empezaron a difundir un afiche en el que lo mencionaban como “un luchador en la vida, un luchador en la calle, un primera línea, un ejemplo”.

Afiche para colecta de Rodrigo Rojas Vade

Así, en 24 horas lograron juntar alrededor de $1.250.000 donados por cerca de 80 personas que creyeron en la historia llena de dificultades y recaídas clínicas que, en ese entonces, Rojas Vade contaba a todo Chile.

Ahora, a la luz de los hechos recientes, Díaz reconsidera su opinión del constituyente que alguna vez ayudó convencido de su testimonio. “Encuentro que es terrible. Engañar o mentir en base a una enfermedad que destruye familias y la economía de un hogar es absolutamente repudiable”, dice, junto con afirmar que con Amigues Movimiento Social no pretenden interponer acciones legales en contra de Rojas.

Testimonios que se suman a otro registro de solidaridad con el cuestionado constituyente; cuando su hermana, Carolina Rojas Vade, organizó una rifa para el convencional en mayo del año pasado, también para costear el tratamiento de un cáncer que no era tal, con el estímulo de 160 premios a disposición.

“Buen día compañeros y compañeras… Sé que estamos en uno de nuestros peores momentos, como sociedad, como país y como humanidad”, partía el mensaje publicado en Facebook. Luego de publicarse la entrevista en La Tercera donde el convencional reveló su verdad, su hermana cerró su cuenta de Twitter y volvió privada sus otras cuentas de redes sociales.

También puedes leer: “Fue una declaración tibia”: convencionales deconstruyen comunicado de la mesa por Rojas Vade


Volver al Home para seguir leyendo notas de The Clinic

Comentarios