Foto: Agencia UNO

Investigación destapa que Piñera selló millonaria venta de Minera Dominga en Islas Vírgenes Británicas

Según Ciper, una de las cláusulas del contrato establecía que no hubiera cambios regulatorios que obstaculizaran la instalación de la mina durante el primer gobierno de Piñera.

Otra vez el Presidente Sebastián Piñera fue sacado a colación por el proyecto de minera Dominga, luego de que se destapara que la compraventa del proyecto al empresario Carlos Alberto Délano, alias “el Choclo”, se sellara en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes Británicas.

Una investigación realizada en conjunto por Ciper y LaBot -en el marco de la masiva filtración de documentos en los Pandora Papers- detalla que la transacción fue llevada a cabo por Nicolás Noguera, entonces general general de la family office de los Piñera Morel, Bancard.

El contrato se fijó en tres millonarias cuotas. El último de estos pagos, según señalan los mismos medios, estaban sujeto a decisiones administrativas que debía tomar el primer gobierno de Sebastián Piñera: Sólo se pagaría si no se establecía un área de protección ambiental donde Dominga tenía contemplada la mina y el puerto, pese a la cercanía de su construcción con la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt.

Cabe recordar que en 2017, Radio Bío Bío reveló que Piñera y su familia habían decidido invertir en Dominga mediante una cascada de sociedades gestionada por Bancorp y poniendo capital a través del fondo de inversión Mediterráneo, que tenía un tercio de la propiedad de Minería Activa Uno Spa (de Larraín Vial), que a su vez era dueña de Minera Andes Iron, empresa que buscaba construir la minera.

Hacia diciembre del 2010, tanto el Presidente como Délano, quien fue condenado por evasión fiscal en el marco del caso Penta, sumaban más del 56% de la propiedad de Dominga. Fue en esa fecha que este último compró la participación de todos los otros socios en 152 millones de dólares

En los primeros meses de su mandato, Piñera canceló la construcción de la termoeléctrica Barrancones. Sin embargo, aún se desconocían sus intereses económicos en la zona. Una comisión investigadora de la Cámara de Diputados no logró determinar las reales intenciones del mandatario y terminó sobreseído tras una querella que interpuso el diputado Hugo Gutiérrez.

Sin embargo, de acuerdo a los documentos expuestos en la investigación, se logra determinar, entre otras cosas, que el Presidente bajó el proyecto Barrancones cuando los inversionistas de Minería Activa Uno Spa ya habían comenzado a armar un esquema que permitiría “cobrar caro” por su salida del proyecto.

Posteriormente, Activa Uno vendió Dominga. No obstante, la investigación detalla que las familias Délano Méndez y Piñera Morel siguen siendo socias en el rubro de la minería. Los primeros a través de inmobiliaria Duero, y los segundos a través de inversiones Odisea, cuyos propietarios son los cuatro hijos del Presidente.

La versión del Gobierno

A través de un comunicado, el Gobierno señaló que estos hechos ya fueron investigados por el Ministerio Público en 2017, y que la Fiscalía “recomendó terminar la causa por la inexistencia de delito, ajustarse a la ley y la falta de participación del Presidente Sebastián Piñera en la mencionada operación”.

“El Presidente nunca ha participado ni ha tenido información alguna respecto del proceso de venta de Minera Dominga, operación que se produjo en el año 2010, cuando el mandatario ya no tenía ninguna participación en esas empresas”, agregaron.

En el mismo texto, aseguran que el mandatario “no participa en la administración de ninguna empresa desde hace más de 12 años” y que “ni el Presidente Piñera ni su familia poseen sociedades de inversión constituidas en el exterior”.

También señalan que desde marzo del 2018 “los activos financieros del Presidente Piñera se encuentran administrados en fideicomisos ciegos, lo que implica que el mandatario no conoce las inversiones realizadas”. Lo mismo ocurre con su familia.

Comentarios