Gabriel Boric en la Enade junto a Juan Sutil, presidente de la CPC y Lorenzo Gazmuri, presidente de Icare

De izquierda a derecha: Juan Sutil, presidente de la CPC; Gabriel Boric, Presidente electo de Chile; y Lorenzo Gazmuri, presidente de Icare. / Foto: Agencia Uno

Boric en Enade: Cuatro escenas que explican el esperado encuentro del Presidente electo con los empresarios

En un discurso de media hora frente a los grupos económicos, el futuro mandatario pasó de un visible nerviosismo a levantar aplausos -e incluso risas- entre una audiencia que agrupaba a un sector que cuestionó duramente su programa económico. Spoiler: uno de los que más aplaudió fue el presidente del CPC, Juan Sutil.

8 de la mañana del jueves 13 de enero y la nueva cita de ENADE daba cuenta que esta ocasión era especial: por primera vez, Gabriel Boric se enfrentaría al empresariado, luego de arrasar en las elecciones presidenciales. Para algunos era un test, para otros, el momento de leer gestos o señales que permitieran vislumbrar lo que sería el futuro gobierno. Ante ese escenario, las conversaciones de pasillo eran un hervidero de cuchicheos en torno a las expectativas sobre el discurso que más tarde daría el Presidente electo.

Según comentaban fuera de micrófono algunos empresarios, la tensión se concentraba en saber si la moderación del relato de campaña de Boric para la segunda vuelta, era una mera estrategia electoral o una convicción genuina. Si tendería puentes con su audiencia o iría al choque, empujado por las pulsiones más de izquierda de su coalición.

Así las cosas, pasado el mediodía, llegó el momento. Y lo hizo en el marco del último panel, titulado con el sugerente rótulo de “Democracia, tarea de todos”. Un espacio donde convergieron algunas de las máximas autoridades del Estado: el presidente de la Corte Suprema, Juan Eduardo Fuentes, el presidente de la Cámara, Diego Paulsen, y su par del Senado, Ximena Rincón. Sin olvidar, al dueño de casa, el presidente de Icare, Lorenzo Gazmuri, y al mandamás de la CPC, Juan Sutil.

Hasta que llegó el momento de Boric. Discurso en mano, el futuro presidente se sentó entre el adusto Juan Eduardo Fuentes y la siempre cordial Ximena Rincón…a sólo horas del episodio “micrófono abierto” y su idea de “tomar palco” cuando el futuro gobierno se encuentre en apuros.

La expectación era máxima. Hasta que Boric tomó la palabra y comenzó a desplegar sus cartas.

1) Los aplausos del duro Juan Sutil

Para sorpresa de muchos, de los primeros gestos que evidenciaron el tipo de acogida que tuvieron las palabras de Boric, que se extendieron por cerca de 30 minutos, fueron obra de uno de los duros.

Se acercaba el final de la alocución y surgió una frase clave: “Los mejores ejemplos de cuando las sociedades salen adelante, es cuando se unen. Y yo voy a insistir en ese discurso, aunque a algunos les moleste”.

Luego de que Boric asegurara que “las sociedades salen adelante cuando se unen”, recibió los efusivos aplausos de Juan Sutil, un habitual contradictor de sus ideas durante la campaña.

No tardó en pronunciarla, cuando se desataron los aplausos del público. Pero la particularidad fue que quien inició esa celebración fue el mismo presidente de la CPC, Juan Sutil. Figura de reconocido pensamiento de derecha y habitual contradictor de las ideas programáticas de Apruebo Dignidad, fue el único representante de la mesa expositora que aplaudió la reflexión del Presidente electo.

En ese momento, lo que eran percepciones tímidas, ahora eran certezas: Boric había logrado sintonizar con su audiencia y echarse al bolsillo a un detractor como Sutil, uno de los más grandes en el mundo del empresariado, quien en tiempos de campaña cuestionó duramente sus propuestas en materia económica.

Sólo basta recordar cuando en noviembre, tras a una reunión del entonces candidato presidencial de Apruebo Dignidad con la CPC, su máximo dirigente soltó: “Nuestra principal preocupación es que un programa de gobierno que tiene un ancla como el PC, que en los hechos actúa de manera diferente, es cosa de ver qué pasa en los países que aplican sus políticas (…) sus ciudadanos se quieren ir”. Una frase que poco se condice con los entusiastas aplausos de esta mañana de enero.

Gabriel Boric y Juan Sutil conversando en Enade

2) Dos momentos claves y la broma a Paulsen

Pero a pesar de aquella escena, la asistencia del Presidente electo al acto no estuvo exenta de tensión.

Desde la zona dispuesta para el público que asistió a Enade, se podía ver cómo durante los discursos de los demás expositores, Boric se hundía en su silla con un evidente rictus de incomodidad, cambiando constantemente de posición y tomando apuntes de los comentarios del resto.

De hecho, cuando fue su turno de exponer, se demoró cerca de un minuto en comenzar a leer sus palabras, mientras las revisaba con atención ya en el podio. Y una vez que inició el discurso, con un dejo de nerviosismo se frotó la barba con ambas manos.

Sin embargo, aquella intranquilidad que el cuerpo del Presidente electo expresaba, fue disminuyendo de forma evidente. A lo cual ayudaron y mucho los tímidos aplausos en dos pasajes claves de calado político: cuando dijo que “los funcionarios públicos tenemos que ser servidores y no servirnos del Estado” y cuando agregó -con un guiño que no debe haber dejado contento al Colegio de Profesores- que “los colegios deben ser los últimos en cerrar y los primeros en abrir”. A esas alturas, el público ya había bajado la guardia y se mostraba entusiasta con lo que escuchaba. Los aplausos convencidos así lo evidenciaban.

Era el momento de finiquitar la jugada. Con desparpajo, se dio el lujo de bromear con su colega y actual presidente de la Cámara, Diego Paulsen. “Se notaba que era un discurso más suelto el que diste recién, propio de los que se despiden”, generando algunas risas entre los asistentes.

Además, hizo un gesto al diputado RN, al asegurar que “te vamos a extrañar, Diego. Y ojalá puedas seguir colaborando en el espacio público desde otros frentes”. Esto también desató los aplausos de parte del público y aportó a que Boric entrara en confianza.

3) El veredicto de la audiencia

Entre quienes fueron testigos de las palabras de Boric cundía la certeza de que la clave del discurso del futuro mandatario estuvo en su decisión de anclar su intervención en un tono conciliador.

“Probablemente, algunas personas pueden haber pensado que esta referencia a la gradualidad y responsabilidad fiscal fue un discurso de campaña. A mí, la verdad que estas disquisiciones que dan algunos analistas en medios de comunicación sobre cuál Boric es el de primera o segunda vuelta… soy el mismo. Mis convicciones siguen intactas”, sostuvo.

En un claro distanciamiento del discurso refundacional, Boric aseguró que “toda transformación, se sostiene en base a lo que se hizo antes”. Agregando que “mis palabras respecto a la gradualidad no eran un disfraz”.

A eso, agregó un claro distanciamiento respecto del discurso refundacional que por tanto tiempo mantuvo el Frente Amplio desde su fundación hasta la época post Estallido Social, donde se buscaba superar todo lo que asemejara a los últimos 30 años.

“He ido aprendiendo con el correr de mi trayectoria, que todo cambio, toda transformación, se sostiene en base a lo que se hizo antes”, expresó.

“Mis palabras respecto a la gradualidad y responsabilidad fiscal no eran un disfraz de campaña de segunda vuelta, sino una convicción profunda”, agregó el Presidente electo.

Así, una vez culminado su discurso, destacados asistentes al evento no tardaron en felicitar el discurso hacia el centro trazado por Boric.

Uno de ellos fue el empresario y fundador de la cadena de supermercados Líder, Nicolás Ibáñez, quien tras la segunda vuelta no dudó en afirmar que había ganado “el constructivismo utópico, la épica delirante”. Ahora, en un tono muy distinto calificó el discurso como “muy mesurado, sensato e inteligente, que permite poner las expectativas en un contexto de mayor realismo”, agregando que “si el mantiene esa línea (de la moderación), que la está manteniendo, genera mucha confianza”.

En la misma tecla, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Ricardo Mewes, comentó que “dijo que era el mismo Boric de antes y eso me pareció muy bien. En ese sentido, me parece que este diálogo del que él habla, hay que empezarlo ya. Desde el sector del comercio, nosotros estamos llanos y disponibles para conversar”.

Y por su parte, el presidente de la Sofofa, Richard von Appen, sostuvo que el discurso de Boric “fue una continuación del de la Enade anterior (11 de noviembre, días previos a la primera vuelta presidencial), en la cual invita al diálogo, invita a que hay que hacer cambios y eso nosotros lo compartimos”.

4) El guiño a las pymes

En otro momento de su discurso Enade, Boric dijo que uno de los focos de su gobierno “es la recuperación de empleos informales, pues en la informalidad tenemos un problema grave. El empleo joven y, especialmente, el empleo femenino, aún no recuperan sus niveles antes de la Pandemia y esto es un retroceso del mercado laboral”.

Esta parte del discurso de Boric en Enade resonó en los representantes de las pymes. Para la vocera de la Asociación de Eventos de Chile, Sofía Jottar, “el discurso fue bastante de tirarle las orejas al gran empresariado y hacerlos reaccionar rápido, no quedarnos en los diagnósticos. Creemos que nosotros, que estamos más cerca de las necesidades de la población como ese empleo informal y vulnerable, nos hace mucho sentido el discurso”.

Desde las pymes, Sofía Jottar (Asevech) aseguró que “el discurso fue bastante de tirarle las orejas al gran empresariado y hacerlos reaccionar rápido, no quedarnos en los diagnósticos”.

La diferenciación de Jottar entre lo que cataloga “el gran empresariado” y las pymes, es coincidente con una señal previa que el Presidente electo había realizado el miércoles 12 de Enero: antes de reunirse con la Enade, Boric sostuvo un encuentro con dirigentes de las pequeñas y medianas empresas en la llamada “La Moneda Chica”.

Un gesto que fue bien evaluado por la Multigremial Nacional de Emprendedores, Juan Pablo Swett, lo que se transformó en el primer puente que tendió Boric con el sector privado, antes de juntarse con los grupos económicos presentes en Enade.

“Destacar que probablemente sea el primer Presidente de Chile que se junta antes con las Pymes que con las grandes empresas”, dijo Sweet sobre la decisión de Boric antes de la Enade. Quien al igual que Juan Sutil, también durante la campaña fue sumamente crítico con el entonces candidato de Apruebo Dignidad, principalmente, por su propuesta de incrementar el sueldo mínimo a $500 mil pesos.

Por entonces, Sweet decía: “los emprendedores de Chile no pueden aceptar un programa de Gobierno que hará quebrar a miles de micros, pequeñas y medianas empresas del país”.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios