Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

4 de febrero de 2022

Columna de Marcela Zubieta: En el Día Mundial Contra el Cáncer

En un día como hoy, 4 de febrero, donde conmemoramos el Día Mundial Contra el Cáncer, es necesario poner énfasis en los desafíos que en el corto y mediano plazo nos impone una enfermedad que no da tregua para quienes hemos dedicado gran parte de nuestra vida a trabajar para que los pacientes con cáncer vivan la enfermedad con la mayor dignidad posible.

Por

En un día como hoy, donde conmemoramos el Día Mundial Contra el Cáncer, es necesario poner énfasis en los desafíos que en el corto y mediano plazo nos impone una enfermedad que no da tregua para quienes hemos dedicado gran parte de nuestra vida a trabajar para que los pacientes con cáncer vivan la enfermedad con la mayor dignidad posible.

El 14 de enero fue publicado el informeMortalidad Prematura y los Años de Vida Potencial Perdidos” del Ministerio de Salud cuyos hallazgos son preocupantes, empezando por destacar que la tasa de mortalidad producida por el cáncer en Chile es la más alta durante los últimos diez años. El documento aborda el período que va desde 2009 a 2018, donde se releva que los años de vida perdidos producto de tumores malignos superan los 2.800 años. A los hombres, los tipos de cáncer que más los afectan son el de estómago, tráquea y pulmón; las mujeres, se ven más afectadas por cáncer de mamas, pulmón y vesícula.

En Fundación Nuestros Hijos nos preocupamos del cáncer infantil. Más de 500 niños son diagnosticados anualmente en el país. Es cierto que en Chile tenemos tasas de sobrevida positivas y esperanzadoras, propias de un país de ingresos altos, ya que un 76% de los niños y niñas logran sobrevivir al cáncer. Sin embargo, aún queda camino por recorrer y los desafíos se suceden en una enfermedad en que las tecnologías y los tratamientos van mejorando con el desarrollo de la ciencia.

El documento aborda el período que va desde 2009 a 2018, donde se releva que los años de vida perdidos producto de tumores malignos superan los 2.800 años. A los hombres, los tipos de cáncer que más los afectan son el de estómago, tráquea y pulmón; las mujeres, se ven más afectadas por cáncer de mamas, pulmón y vesícula.

 A modo de ejemplo, las evidencias muestran que 8 de cada 10 niños que sobreviven al cáncer quedan con alguna secuela física y/o cognitiva. Entre las más comunes: neuropatías, pérdida de la audición, daños cognitivos y motores entre otros. Para esto se requiere contar con las herramientas para lograr una rehabilitación precoz, integral y a veces muy intensiva.

Por otro lado, esta es una enfermedad que afecta no sólo a quien la padece, sino que también repercute en el bienestar de los seres queridos que rodean al paciente. En esa línea, es fundamental que existan políticas públicas integrales que se preocupen del bienestar social y psicológico del paciente y su entorno cercano como hermanos y padres. Es necesario contar con un equipo de salud mental como psicólogos y psiquiatras que puedan prevenir y tratar las consecuencias de la enfermedad.

En Fundación Nuestros Hijos nos preocupamos del cáncer infantil. Más de 500 niños son diagnosticados anualmente en el país. Es cierto que en Chile tenemos tasas de sobrevida positivas y esperanzadoras, propias de un país de ingresos altos, ya que un 76% de los niños y niñas logran sobrevivir al cáncer.

Los desafíos son muchos, pero vamos avanzando por buen camino. Gracias a un trabajo mancomunado que ha desarrollado el Estado junto a privados y organizaciones de la sociedad civil, hoy saludamos con energía cifras que sin duda son muy positivas. Esta tríada de actores ha abierto el camino para mejor acceso e igualdad de oportunidades atendiendo a las inequidades estructurales que afectan a nuestra región.

En un día como hoy, conmemoramos a pacientes que se encuentran en distintas etapas de la enfermedad, a personas rehabilitadas, a familiares y amigos que han vivido de cerca la experiencia de un ser querido afligido por la enfermedad, a todas aquellas personas que han trabajado por esta causa, en especial a los trabajadores de la salud, organizaciones y actores de la sociedad civil.

Es nuestra preocupación seguir aportando de la mejor manera para combatir los embates individuales y colectivos que conlleva tener un ser querido enfermo de cáncer.

*Marcela Zubieta es presidenta del directorio de Fundación Nuestros Hijos, infectóloga de la Unidad de Oncología del Hospital Exequiel González Cortés y miembro del Board de Childhood Cancer International. Tras perder a su hija en 1991 por cáncer, decidió crear Fundación Nuestros Hijos al observar la disparidad en los tratamientos dependiendo del estatus socioeconómico.

Lee también: Josefina Araos, historiadora: “A Boric le toca liderar el trabajo de rehabilitación de la política”


Notas relacionadas

Deja tu comentario