Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Ciencia

11 de Febrero de 2022

Columna de Cristina Dorador: Las niñas científicas de Antofagasta

En este Día de la y Niña y la Mujer en la Ciencia recuerdo historias de jóvenes investigadoras que me constituyen, porque las conexiones son vivas y se van enriqueciendo en el tiempo.

Por

Las mujeres investigadoras abrimos camino a las que vienen, por eso contar experiencias es importante para ser referentes de otras. Construimos una historia colectiva, con el ánimo de contribuir a tener distintas visiones del mundo.

Alexa Garín comenzó a trabajar en el laboratorio en un proyecto con hongos marinos, estudiando la gran diversidad de compuestos que producen y que pueden tener aplicaciones en salud. Hace unos meses, Alexa me mandó orgullosa una foto de su mural pintado en las paredes del Instituto Max Planck de Microbiología Marina, en Bremen. Alexa investigó sobre virus y fagos en el mar durante su tesis doctoral. Ella siempre fue una artista y científica. En Antofagasta y Helgoland, ida y vuelta. Hace unas pocas semanas desmontó la primera exposición de arte y ciencia sobre microbioma humano en Antofagasta. Arte descentralizado, ciencia local, mirada global.

Carolina está en París. Me manda fotos de sus descubrimientos en Francia. Ella es científica desde que tiene memoria: participó desde pequeña en congresos científicos en distintos países, creando sistemas de reciclaje de agua. Hoy está haciendo un postdoctorado en un laboratorio de primer nivel que estudia evolución microbiana y ambientes extremos. Recuerdo su pasión y paciencia para cultivar microorganismos del ciclo del nitrógeno, donde recién después de un año logramos tener resultados. También recuerdo la sensación de satisfacción al salir del laboratorio con atardeceres rosados y naranjas y sintiendo la brisa marina.

“Carolina hoy está haciendo un postdoctorado en un laboratorio de primer nivel que estudia evolución microbiana y ambientes extremos. Recuerdo su pasión y paciencia para cultivar microorganismos del ciclo del nitrógeno, donde recién después de un año logramos tener resultados”

Hace unas semanas venía caminando al ex Congreso y escuché que alguien me grita: “¡Profe!”, “¡Profe Cristi!”. Era Francisca Justel, doctora en ingeniería de procesos minerales. Me contó que obtuvo una posición de profesora asistente en Valparaíso y que se había adjudicado su Fondecyt de Iniciación. Fran fue mi primera tesista de pregrado, estudiamos las bacterias que viven en las tortas de ripio de las antiguas oficinas salitreras del desierto hace 10 años atrás.

Un día golpearon la puerta de mi oficina. No veía a Nadac desde hacía mucho tiempo. La abracé (antes de las mascarillas). Venía emocionada porque tenía una idea para su futuro. Nadac, al igual que Alexa, Carolina y Francisca, pertenecen a la primera generación de estudiantes de la carrera de Biotecnología de la Universidad de Antofagasta. A pesar de seguir caminos distintos, las cuatro son ahora destacadas investigadoras. Nadac ha ganado varios premios este año por su emprendimiento basado en bacterias que “comen metales”; se le ve feliz y contenta, con sus sueños concretándose.

“Fran fue mi primera tesista de pregrado, estudiamos las bacterias que viven en las tortas de ripio de las antiguas oficinas salitreras del desierto hace 10 años atrás”

En este Día de la y Niña y la Mujer en la Ciencia recuerdo estas historias de jóvenes investigadoras que me constituyen, porque las conexiones son vivas y se van enriqueciendo en el tiempo.

Hoy me toca ser parte de un proceso de escritura colectiva, donde cada una de las y los constituyentes moviliza sus experiencias y posiciones desde lugares muy diversos que deben confluir. Los caminos que estamos abriendo deben ponerse por sobre las murallas que estamos derribando.

A todas las niñas y jóvenes que sueñan con mejorar el mundo le diría que los caminos son múltiples y diversos, lo importante es no claudicar. Todos los días sale el sol (lo dice la ciencia).

* Cristina Dorador es convencional constituyente (D3) y científica. Dedica su vida a recorrer los salares del altiplano buscando vida microbiana.

Lee también: Cristina Dorador habla después de su derrota en la CC: “Fue conocer más cómo son las negociaciones políticas, que pueden llegar a ser dolorosas”


científicas científicas científicas científicas científicas científicas científicas científicas

Notas relacionadas

Deja tu comentario