Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

2 de marzo de 2022

¿Amigos o rivales del gobierno de Boric? estos son los seis candidatos a presidir el próximo Senado

Foto montaje con los 6 candidatos a presidir el senado: Álvaro Elizalde, JOsé Miguel Insulza, Manuel José Ossandón, Alfonso De Urresti, Francisco Huenchumilla y Juan Antonio Coloma

El próximo 11 de marzo comienza un nuevo año legislativo y, tanto los nuevos diputados como sus pares en el Senado, deberán elegir a las directivas de ambas cámaras. Aquí, The Clinic te muestra los seis candidatos a quedarse con la testera del Senado y las ventajas o dificultades con las que se postulan. Spoiler: al PS le creció el diente.

Por

Con el comienzo de marzo y el retorno a sus funciones, el Senado ha estado en la palestra por diversos temas, entre estos, la votación de la reforma que permitiría la renuncia de Rodrigo Rojas Vade a la Convención y el debate en el órgano constituyente sobre eliminar la Cámara Alta en la futura Carta Fundamental.

Este último factor polémico ha hecho que varios senadores se declaren en contra de la propuesta. Como la actual presidenta del Senado, Ximena Rincón (DC), quien calificó la iniciativa como un “error para el funcionamiento de la democracia”, según dijo a La Tercera.

De todas formas, el próximo 11 de marzo, la mitad de los senadores en ejercicio saldrán para ser reemplazados por quienes fueron electos en las pasadas elecciones parlamentarias.

Con esto, el escenario en el Senado dejará de ser favorable para el futuro gobierno de Gabriel Boric, ya que los partidos de Chile Vamos y el Partido Repubicano tienen la mitad del Senado, mientras la otra mitad la tienen las fuerzas de izquierda y centro izquierda. Un empate técnico que dificultará la tramitación de la agenda legislativa de la próxima administración.

Lo anterior supone un quebradero de cabeza para la futura administración, por lo que será crucial para el desarrollo de su programa contar con parlamentarios que le sean favorables a la cabeza del Senado, para así garantizar la incidencia en los ritmos y énfasis de la agenda legislativa.

Así las cosas, aquella elección de los o las nuevos presidentes y vicepresidentes del órgano legislativo se realizará el mismo 11 de marzo, de acuerdo al reglamento interno de la Cámara Alta, la misma fecha donde Gabriel Boric asumirá su mandato presidencial.

Los jefes de comité del Senado tenían agendada una reunión, el pasado martes 1, para negociar qué partidos se quedarán con la mesa del Senado para los próximos cuatro años.

En esa línea, los jefes de comité del Senado tenían agendada una reunión para negociar la nueva mesa y la conformación y presidencias de comisiones para el mediodía de ayer, martes 01 de Marzo, a la que asistieron representantes del PS, PPD, PC, UDI, RN y Evópoli. La DC no participó, entre otras cosas, debido a que Ximena Rincón tomaría el lugar de Francisco Huechumilla en las tratativas, siendo que la legisladora se encontraba en la ceremonia del inicio del año Judicial a esa hora, argumentan en su entorno.

De todos modos, tras consultar entre las distintas bancadas, The Clinic dio con los potenciales candidatos para quedarse con la presidencia de la -aún vigente- Cámara Alta.

Seis contendores en la “pole position” para presidir el Senado

Álvaro Elizalde: Senador por el Maule, vive sus últimos días como presidente del Partido Socialista -ya que las elecciones internas de ese partido están contempladas para este mes-. Logró que su colectividad ingresará a la primera línea del gobierno de Gabriel Boric, instalándose hasta en el Comité Político de La Moneda con el futuro ministro Mario Marcel -independiente cercano al socialismo- en Hacienda.

Álvaro Elizalde corre con ventaja dentro de la bancada socialista, sobre todo por el buen trabajo que hizo al meter a su partido en varios cargos influyentes del próximo gobierno.

Además, este ingreso vino con otros ministerios (Defensa y Relaciones Exteriores), subsecretarías y hasta delegaciones presidenciales, por lo que los bonos de Elizalde en esta coyuntura están al alza, por lo que podría de oficiar de empoderado enlace entre el Senado, el futuro gobierno de Boric y su pares, quienes también destacan su experiencia en complejas negociaciones políticas.

Alfonso De Urresti: Dentro del PS es otra de las cartas que se han propuesto para dirigir el Senado. En su caso, su respaldo también pasa por su trayectoria en el órgano legislativo: desde el 2006 al 2014 como diputado, y desde entonces hasta la actualidad como senador por la región de Los Ríos.

De todos modos, De Urresti cuenta con un antecedente que proyecta una relación intensa con el futuro gobierno: en la primera reunión del futuro ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, con los senadores de oposición, terminó discutiendo a gritos con el ex diputado RD, según versión recogida por La Tercera.

José Miguel Insulza: Senador PS por la región de Arica y Parinacota, su postulación ratifica la vigorosa vocación de poder de los socialistas para el gobierno entrante.

En todo caso, las fuentes advierten que su opción tendría menor fuerza, debido a algunos antecedentes que lo distancian del ethos frenteamplista que será hegemónico a partir del próximo gobierno. Su llamado a “reprimir con energía” las manifestaciones que gatillaron el Estallido Social del Octubre del 2019 y su identificación con la historia profunda de la Concertación: ex ministro de Eduardo Frei-Ruiz Tagle y Ricardo Lagos.

Como el próximo gobierno necesita los votos DC en el Senado, Francisco Huenchumilla tiene opciones para llegar a dirigir la mesa. De todos modos, las fuentes señalan que, al menos, se buscaría darle una vicepresidencia.

Francisco Huenchumilla: A pesar de que su bancada cuenta con sólo cinco integrantes, el senador por La Araucanía tiene una ventaja: los votos de su bancada serán claves para el próximo gobierno, por lo que mantener a la DC en la presidencia del Senado podría facilitar tener esos respaldos a la hora de tramitar proyectos en la Cámara Alta.

De todas formas, fuentes del Senado advierten otro posible escenario: en la negociación le ofrecerán a la DC una vicepresidencia en la corporación -lo que también pretenden hacer con Apruebo Dignidad- para que así conceder un espacio de influencia para la Falange y, por ende, mantener cerca al partido en horas complejas.

Manuel José Ossandón: Senador RN por la RM, a lo largo de los cuatro años del gobierno saliente, demostró ser un enérgico contradictor de Sebastián Piñera. En esas acciones, ha mostrado cierta cercanía con los senadores de oposición, cómo cuando votó a favor del cuarto retiro.

Actualmente es el principal candidato de la derecha en caso de alcanzar los votos en la sala. De hecho, fue el primer candidato a liderar la corporación en oficializarse, luego que recibiera el apoyo de su partido para impulsar su candidatura en el pasado mes de Enero.

Al parlamentario, recalcan las fuentes, se le atribuye mayor facilidad para establecer ciertos puentes con el futuro oficialismo, dada su impronta de “derecha social”, esto es, una mayor disposición a apoyar agendas que no suelen ser las tradicionales banderas de su sector.

Juan Antonio Coloma: Senador UDI por el Maule, cuenta con el apoyo de sus pares gremialistas y los tres senadores de Evópoli: Felipe Kast, Luciano Cruz-Coke y Sebastián Keitel. Su postulación es gestionada en las tratativas por su colega de bancada, Claudio Alvarado.

“Se requiere un liderazgo que sea ordenador, con experiencia, con capacidad de defender las instituciones, confiable y transversal, como Juan Antonio Coloma”, dijo Alvarado sobre su candidato, destacando de paso su condición de “persona de consenso”. Virtudes que, en todo caso, se dificultarían al ser identificado como parte del ala más dura de la derecha. De hecho, Coloma fue uno de los fundadores de la UDI a inicio de los 80 durante la dictadura cívico-militar.

2022: año clave para el futuro Congreso

Las expectativas por la conformación de la testera de la Cámara Alta se explican porque en el primer año de la nueva legislatura, el próximo gobierno se jugará el todo por el todo, además de los cambios institucionales ante el término del Proceso Constituyente, con el Plebiscito de Salida para ratificar la nueva Carta Fundamental emanada desde la Convención.

Por lo mismo, la futura administración necesita los votos y un Congreso lo más ordenado posible, para tramitar la reforma tributaria comprometida en el programa de Gabriel Boric. Una iniciativa que será crucial para financiar una agenda transformadora que, sin embargo, enfrentará un complejo panorama económico, debido a los rezagos de la Pandemia y a cierta espiral inflacionaria.

Fuentes del socialismo, en tanto, advierten que necesitarán tener la mejor posición posible en el Senado, precisamente para defender la continuidad de la corporación, ante los intentos de sectores de la Convención por proponer un eventual Poder Legislativo unicameral.

Asimismo, la derecha necesita hacer sentir su peso específico en la Cámara Alta, en paralelo a la travesía por el desierto que enfrentará el sector luego de haber sido derrotados de forma contundente en los comicios presidenciales y por su presencia minoritaria en la Convención: ni siquiera alcanzan un tercio de los votos para ejercer de dique de contención ante las posturas más radicalizadas de la izquierda constituyente.

Con todo, las fuentes advierten de dos escenarios. Primero, la fuerza política que logre presidir el Senado en el primer año del nuevo Congreso, deberá sacrificarse en la presidencia de las comisiones legislativas, espacios de incidencia legislativa con considerable margen para marcar los tiempos de tramitación de proyectos.

Y segundo, dado el empate técnico en el Senado, es altamente probable que la administración del Senado en la futura legislatura, haya un espacio para que la derecha presida la corporación, al menos en uno de los cuatro años venideros.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario