Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

29 de junio de 2022

FOTO. «La weona de la Pola es esa»: revelan prueba clave de conversación entre acusados por ataque a enfermera días antes de los hechos

Captura Poder Judicial

Desde el Ministerio Público dieron a conocer un pantallazo de un chat entre los imputados por el ataque contra Pola Álvarez, donde se referían a la víctima en un tono denostativo.

Por The Clinic

Durante la audiencia de control de detención de las dos personas imputadas por el homicidio frustrado de la enfermera Pola Álvarez en Las Condes, la Fiscalía presentó una prueba clave sobre una conversación que demostraría la complicidad entre ambos acusados.

Cabe recalcar que los involucrados fueron identificados como Patricia Henríquez Cortés (36 años) y Enrique Hanson González (40), también enfermeros y quienes son apuntados como la autora intelectual del ataque y responsable de este respectivamente.

De esta manera, el fiscal Jefe de Flagrancia, Francisco Lanas, exhibió durante la audiencia un video en el que se puede ver a la víctima de los hechos haciendo un baile junto a otra colega.

Dicho registro fue posteriormente enviado por Patricia Enríquez a Enrique Hanson, acusando que con este se estaban burlando de ella.

Así, el fiscal compartió además una captura de dicha conversación por WhatsApp, donde la imputada señala: «Me dedicaron la canción de Te felicito, qué bien actúas. Y se le ven todas las tetas».

Ante esto, el otro involucrado en el ataque responde: «La weona de la Pola es esa, la rucia. Qué lastima», mientras que la mujer confirma con un «sí», a lo que el hombre contesta: «Ya crea en Dios».

Desde la Fiscalía además detallaron que dicho mensaje fue enviado durante el 23 de junio, mientras que el 26 «el imputado utiliza la motocicleta de propiedad de la imputada, oculta su verdadera identidad, se traslada a la comuna de Las Condes y agrede con el objetivo de darle muerte».

El fiscal Lanas además detalló que «los imputados mantuvieron comunicaciones momentos después de la ocurrencia de los hechos en, al menos, durante la mañana antes del mediodía y en la tarde, llamadas que duraron entre cinco y diez minutos».

Una vez presentada esta prueba, desde la defensa alegaron que la conversación entre los acusados solo comprueba que las compañeras de la imputada se estaban burlando de ella.

Asimismo, cuestionó: «¿Podemos inferir de este simple pantallazo que mi representada le estaba comunicado al imputado la forma en que debía cometer el delito? ¿El horario en que la víctima iba a salir de su trabajo? ¿O algún elemento que nos haga dar cuenta de que había una premeditación para cometer este delito?».

En esta línea, la defensa aseguró que con este mensaje la imputada del crimen supuestamente solo quería dar cuenta de la burla a sus superiores en la clínica para «solucionar este problema mediante las vías ordinarias, un sumario, en el hospital donde trabaja».

Pese a esto, la jueza del Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, Ximena Rivera, afirmó que esta prueba permite presumir que los dos imputados, al mantener una conversación en tono denotativo hacia la víctima, habrían participado como autores del delito.

Notas relacionadas

Deja tu comentario