Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Emporio

14 de Septiembre de 2022

¿Cómo elegir tu primer juguete sexual?

Por

Con distintas formas, texturas, tamaños y funciones, la oferta de juguetes sexuales es cada vez más variada. Por eso es una buena idea pensar bien tu decisión antes de gastar una gran suma de dinero.

Ya sean dildos, vibradores, succionadores o anillos, existe en el mercado una amplia oferta que puede llegar a sentirse intimidante para primerizas y primerizos que quieran adentrarse en el mundo de los juguetes sexuales. Tanto para alcanzar el orgasmo de manera privada como para compartir en pareja, existe una gran variedad de opciones, y por eso es importante que pienses el uso que le vas a dar.

Además, algunas opciones como el “satisfyer” pueden implicar una cantidad de dinero considerable, por lo que es útil contar con una guía como esta, para orientar tu decisión de compra de manera informada, y que así, tu inicio en el mundo de los juguetes sexuales sea una experiencia positiva y segura. 

Empieza explorando con tus dedos (o con tu pareja)

La mejor manera de evitarte un mal rato es conociendo tu cuerpo e identificando aquellos puntos que te producen mayor placer. A través de la estimulación manual puedes entender qué tipo de movimientos te dan más satisfacción, reconociendo así qué tipo de juguete se ajusta más a tus necesidades. Si bien pareciera ser que los dildos o vibradores pueden ser algunos de los juguetes más populares, existen muchas otras opciones que podrían ser más placenteras para ti. 

Es importante considerar que estimular estas áreas solamente con la potencia de un vibrador, podría hacer más difícil recrear esta sensación a través de otras vías, ya sea sola o con tu pareja. 

Una vez ya identificando los movimientos, posiciones y áreas que más te acomodan, tendrás una idea más clara de qué es lo que realmente te gusta y de qué uso podrías darle al juguete. Dentro de la variedad que existe, algunos artículos están diseñados para estimular directamente el clitoris, otros para uso anal, algunos para el pene y otros que son algo más versátiles. 

Cuidado con los materiales

Un factor muy importante a tomar en cuenta es el material de tu juguete. Ya que este entrará en contacto con los fluidos de tu cuerpo, es muy importante que sea fácil de limpiar después de que lo uses. Si tu juguete está hecho de algún material poroso, las bacterias pueden terminar atrapadas en los poros de este, causando una posible infección, además de que podría irritar tu piel. 

Algunos materiales intentan imitar una piel sintética (como ejemplos, existen Fanta Flesh o CyberSkin), pero en este afán de recrear la piel humana, también son altamente porosos y se corre el riesgo de que alberguen bacterias y otros microorganismos.

Otros de los materiales altamente cuestionados en la actualidad son los “ftalatos”, químicos comúnmente usados para ablandar algunos plásticos. Los efectos de estos químicos todavía están siendo investigados, pero debido a estas preocupaciones actualmente puedes encontrar sex toys con la etiqueta “phthalates-free”.

Otro material que puede estar presente en dildos de bajo precio o de mala calidad es el PVC o TPR. Una forma de identificar su presencia es a través de su olor, que recuerda al aroma de una auto nuevo.

Materiales de calidad

Dentro de los materiales que son seguros para el cuerpo humano, uno de los más conocidos es la silicona médica o quirúrgica. Este material es muy fácil de limpiar y además resiste distintas temperaturas, por lo que puede soportar el contacto con algunos lubricantes estimulantes o incluso el contacto con agua caliente para esterilizarlo. Aunque la silicona quirúrgica es más costosa que la silicona normal, siempre es recomendable hacer una buena inversión cuando se trata de salud sexual, procurando además que el material sea hipoalergénico, y en algunos casos, libre de latex.

Una alternativa a la silicona médica que es más económica pero igual de segura es el “plástico ABS”. La diferencia entre este material y la silicona médica es que el plástico ABS es más duro y no posee flexibilidad, por lo que sus opciones de uso dentro del juego sexual son mucho más limitadas.

Dildos y succionadores, distintas funciones y usos

Dependiendo del área que estemos interesados en estimular, existen distintos artículos que cumplen diversas funciones. Los clásicos dildos, por ejemplo, actualmente poseen una extensa variedad de formas, funciones y tamaños. Existen algunos de uso vaginal, anal, con o sin vibrador. Si nunca has experimentado con uno de estos juguetes, una forma de irse a la segura es comprando una versión más pequeña, de manera que no habrás gastado tanto dinero si la inversión no te convence.
Además de los famosos dildos, otro artículo que ha tomado relevancia gracias a las innovaciones tecnológicas en el rubro es el succionador de clítoris, que a través de ondas de aire vibratorias es capaz de estimular el clítoris sin tocarlo. El succionador, también conocido popularmente como “satisfyer”, es capaz de generar una reacción orgásmica rápida, a través de una estimulación directa.

Notas relacionadas

Deja tu comentario