Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

16 de Junio de 2024

Columna de Carolina Urrejola: El arte de gestionar una emergencia

Foto: AgenciaUno

Se sabe que las emergencias son una oportunidad para los gobiernos y la oposición, dice Carolina Urrejola en su columna de este domingo. "Para lucirse los primeros, para criticar los segundos. Cuando el pronóstico anunciaba la lluvia más copiosa en 20 años, hubo quienes pidieron que el Presidente abandonara su gira europea y volviera al país con varios de sus ministros. No fue necesario. El sistema frontal fue piadoso y los ministros Tohá, Monsalve (subrogando) y Vallejo administraron la situación razonablemente bien", apunta. Lo que saltó a la vista es el rol central de los alcaldes y alcaldesas en estas emergencias: "Partamos por la estrella emergente del firmamento comunal. Tomás Vodanovic reforzó su discurso de que no le gusta quejarse sino trabajar por los vecinos. Inteligente y carismático casi a su pesar, apareció con capa y botas de agua en el Canal Santa Marta de Maipú”.

Por Carolina Urrejola

En la zona centro del país el temporal de esta semana no provocó -afortunadamente- los daños y la afectación proyectados. De todos modos, puso en alerta a las autoridades nacionales y locales, y hasta el Presidente Boric suspendió reuniones en su gira europea para monitorear desde el hotel el comportamiento del sistema frontal.

Se sabe que las emergencias son una oportunidad para los gobiernos y la oposición. Para lucirse los primeros, para criticar los segundos. Cuando el pronóstico anunciaba la lluvia más copiosa en 20 años, hubo quienes pidieron que el Presidente abandonara su gira europea y volviera al país con varios de sus ministros. No fue necesario. El sistema frontal fue piadoso y los ministros Tohá, Monsalve (subrogando) y Vallejo administraron la situación razonablemente bien.

Lo que sí saltó a la vista es el rol central de los alcaldes y alcaldesas en estas emergencias. Cuánto conocen sus territorios y qué tan efectivos son en la exposición de los problemas que se generan. Y como muchos de ellos van a la reelección en octubre, vale la pena analizar brevemente algunos desempeños. 

Partamos por la estrella emergente del firmamento comunal. Tomás Vodanovic reforzó su discurso de que no le gusta quejarse sino trabajar por los vecinos. Inteligente y carismático casi a su pesar, apareció con capa y botas de agua en el Canal Santa Marta de Maipú. Si bien anticipó un desborde inevitable, luego cambió el pronóstico. Las obras de limpieza rindieron frutos. De todos modos aprovechó de apuntar a lo que llamó “la mafia de la basura”. 

En Viña del Mar Macarena Ripamonti pudo salir con tranquilidad a defender el manejo de la emergencia a pesar del nuevo socavón en las dunas. La resiliencia de la ciudad jardín ante los más de 100 milímetros de agua caída la favoreció. De hecho, el conflictivo candidato de la derecha, Iván Poduje, no pudo capitalizar el evento climático a pesar de que lo intentó. 

Foto: AgenciaUno.

El gobernador metropolitano Claudio Orrego inicialmente se sobregiró anticipando una catástrofe que no ocurrió. De todos modos, aprovechó la visibilidad para fortalecer su perfil de hombre de acción que hace lo que puede con las escasas atribuciones del cargo. Del gobernador de Valparaíso Rodrigo Mundaca no hay mucho que decir. Mientras precipitaba, sus oficinas eran allanadas por la PDI en el contexto del caso Convenios por tratos con la Fundación Pro Cultura. 

Sin embargo la parte más dura de la emergencia se la llevaron municipios rurales y pobres que suelen quedar debajo de la mesa de la inversión pública y que carecen de alcaldes mediáticos. La alcaldesa de Curanilahue Alejandra Burgos explicó en televisión, con tono digno y sin aspavientos, que el Plan Maestro de Aguas lluvias lleva tres años esperando la firma que lo pone en ejecución. Y que el informe técnico que habilita el Plan cumplió ocho años. “Hemos hecho todo por evitar desbordes y anegamientos, pero por el criterio de rentabilidad social las obras no se han realizado”.

Curanilahue y Arauco, las dos comunas más afectadas y que se beneficiarían de la ejecución de las obras tienen menos de 30 mil habitantes. La autoridad prioriza obra pública en localidades de más de 50 mil. ¿Qué efecto tiene este abandono del Estado en una localidad como esa? Que los niños, niñas y jóvenes -según la alcaldesa- no quieren crecer ahí y buscan opciones en otros lugares. Su discurso al parecer conmovió al gobierno. El Presidente Boric anunció que apenas vuelva al país irá a Curanilahue, y que ya estaba en contacto con la edil. 

En un país como el nuestro, con recursos limitados y enormemente expuesto a los efectos de la crisis climática, la descentralización de las emergencias es fundamental. Empoderar a los alcaldes y alcaldesas en la planificación local y entregarles los recursos sin mezquindad es lo mínimo que puede hacer un Estado moderno. De lo contrario la única alternativa que tienen para mejorar sus condiciones, es aprovechar la ventana de visibilidad que les dan los medios de comunicación una vez que el desastre ya ha golpeado sus puertas. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario