Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

6 de Julio de 2024

Columna de Isabel Plant: De colágenos a cougars y mujeres con hombres más jóvenes

Foto: Prime Video

Isabel Plant escribe a partir de dos películas que llegaron al streaming -"La idea de ti" y "Un asunto familiar"- con una idea en común: mujeres maduras con hombres más jóvenes. "Una tiene más romance, la otra apuesta por algo más de comedia, pero demás está decir que lo que importa para este espacio es instalar a las mujeres sobre 40 como sexualmente activas y atractivas, algo casi impensado para una industria donde se jubila a las actrices a los 30", escribe. Y añade: "La apuesta sería la de satisfacer una fantasía que no tiene que ver tanto con lo sexual como sí con lo social: ser vistas, a una edad en que la sociedad exige ocupar menos espacio, recatarse, aplacarse".

Por Isabel Plant

La mayoría de las veces Hollywood no es un lugar excepcionalmente original. Sin contar el mar de remakes y secuelas, es también un océano de argumentos similares unos a otros, con mínimas diferencias. Para los noventeros no hay mejor ejemplo que los estrenos cataclísmicos del 98, cuando en solo unos meses se estrenaron dos películas que tenían un meteorito impactando a la Tierra (“Armageddon” e “Impacto profundo”).

Este primer semestre de 2024 no es un cuerpo celeste el que nos tiene viendo doble, sino que las cintas mellizas del año incluyen romances entre mujeres maduras y –como los jóvenes lo llaman hoy en TikTok- sus “colágenos”. 

Vamos primero a las películas. Hace unos meses se estrenó “La idea de ti” en Prime Video, con Anne Hathaway como una madre de cuatro décadas, galerista cool, divorciada, aún con cicatrices, quien entabla un romance con un ídolo del pop veinteañero; está basada en una exitosa novela que funciona como una especie de fan fiction sobre Harry Styles.

Y hace unos días Netflix estrenó “Un asunto familiar”, con Nicole Kidman como una exitosa madre y escritora viuda en sus 50, quien comienza un romance con un famosísimo actor dieciséis años menor, interpretado por Zac Efron. En la primera película la hija los apoya, pero la sociedad no, tildándola de loca y patética; mientras que en la segunda la hija es la asistente del galán, por lo que odia la situación (el título original del guion era “Motherfucker”). 

Una tiene más romance, la otra apuesta por algo más de comedia, pero demás está decir que lo que importa para este espacio es instalar a las mujeres sobre 40 como sexualmente activas y atractivas, algo casi impensado para una industria donde se jubila a las actrices a los 30.

Hay una entrevista a Meryl Streep donde cuenta que cuando cumplió 40 le llegaron tres ofertas de trabajo en un año: todas eran para interpretar a brujas. Históricamente los ganadores de Mejor Actor en los Oscar promediaban 40 años o más, mientras que las ganadoras de Mejor Actriz, 39 o menos. Esa brecha hoy se ha estrechado, con cada vez más actrices convertidas en productoras, que buscan no solo seguir trabajando, sino que entregarnos historias que representan el mundo femenino más allá de las primeras canas. 

“Un asunto familiar”, la película de Netflix con Nicole Kidman y Zac Efron.

Y así, de la mano de dos ganadoras del Oscar que deben forjarse una nueva etapa de carrera a contrapelo de la industria, llegamos a la moda de los colágenos. A principio de los años 2000 se acuñó popularmente el término “cougar”, o puma en inglés, para referirse a mujeres maduras que “cazaban” a hombres más jóvenes. Sus contrapartes eran los “toy boys”, meros divertimentos. Hoy se habla de “colágeno” para referirse a parejas más jóvenes, aludiendo a que las mujeres mayores les extraerían la proteína que entrega vitalidad (está el chiste también de que, si son mayores de 30, ya no son colágenos, son “Ensure”).   

En estas nuevas películas las protagonistas son mujeres maduras, en el sentido de que tienen carreras propias, creativas y gratificantes. Han criado a hijas con amor y tienen el mundo económico resuelto. ¿Qué es lo que les falta? Entre la crianza y sus pasiones laborales, han dejado de lado el amor.

Una tuvo un divorcio triste tras una infidelidad, la otra tenía problemas conyugales con el fallecido esposo debido a su propio éxito. Esto las convierte en otro tipo de heroínas de comedia románticas, unas que no sueñan con príncipes azules porque ya han convivido con ellos y saben que se pueden convertir en sapos. Experimentan la pasión con oleadas de pragmatismo (dentro de lo posible en una película de amor, claro). Y en ellas los hombres más jóvenes encuentran lo que no ven en las de su edad: la seguridad en sí mismas como el imán más sexy (ayuda, claro, que sean dos de las actrices más hermosas de Hollywood).

La apuesta sería la de satisfacer una fantasía que no tiene que ver tanto con lo sexual como sí con lo social: ser vistas, a una edad en que la sociedad exige ocupar menos espacio, recatarse, aplacarse. Que te elija el más popular, siendo que ni siquiera estabas en carrera por su atención. Ser protagonistas y no secundarias, desafiando el culto a la juventud impuesto para las mujeres. 

Hay algo refrescante en esta manipulación hollywoodense del género, más allá de que no sean grandes películas (la de Hathaway mejor que la de Kidman, al menos). Quien sabe; ojalá que estos nuevos arquetipos femeninos no se traduzcan en sumarle exigencias a las mujeres (es paritario el bótox en una de estas cintas, pero sería mejor si fuera una opción, no exigencia).

Que se genere un culto a la mediana edad, pero con estándares imposibles de cumplir, que igualmente nos hagan sentir fracasadas. Quizás en el futuro lleguemos a una nueva categoría, donde no se necesite ni colágenos ni ensures, sino simplemente compañeros, y mejor aún, el mayor amor sea el de la protagonista consigo misma. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario