El juez Mario Carroza solicitó una copia del programa Informe Especial emitido anoche, el que analizó las causas de la muerte del ex presidente Salvador Allende, con el fin de estudiar durante sus vacaciones los alcances de la investigación que establece una nueva tesis en torno al deceso del otrora mandatario.

Carroza, quien sale de vacaciones mañana miércoles durante los próximos 15 días, también se llevó para sus días de asueto, lecturas relacionadas con el 11 de septiembre de 1973, como los libros “La Conjura”, de Mónica González; “El Día que Murió Allende”, de Ignacio González Camus; y “Yo Augusto” de Ernesto Ekaizer.

Durante los días que el magistrado esté de vacaciones, será reemplazado en sus funciones de ministro en visita la jueza del caso Karadima, Jessica González.

Senadora Isabel Allende acusa a Informe Especial de buscar rating y faltar el respeto a la investigación

Como una falta de “respeto total” calificó la senadora Isabel Allende la investigación del programa Informe Especial emitido ayer por TVN, donde se afirmó a través de un documento -hasta ahora inédito- que la muerte del ex mandatario podría haber sido un asesinato.

La senadora dijo a radio 95.3 que “me parece una falta de respeto total, de un canal público, el establecer hipótesis que no tienen base científica, porque no tienen los restos. No tienen condiciones de hacer lo que aquí todo el equipo (de investigación) estuvo haciendo, sobre la base de lo que era la opinión del perito balístico, el genetista, el antropólogo forense, etcétera”.

En el programa se planteó -luego de la pericia de un documento por parte del experto uruguayo Hugo Rodríguez- que Allende presentaría una herida hecha por un proyecto de calibre menor al de la AK-47, que le obsequió Fidel Castro y con el que se suicidó, como lo dice la versión histórica aceptada por la familia.
Según el especialista, que utilizó el método de “autopsia histórica”, la exhumación anterior -realizada en 1990- no fue hecha ni con los especialistas adecuados ni con los protocolos que exigen dichos procedimientos.

Al respecto, Allende explicó que: “mi opinión es que el canal se dejó llevar por un ‘golpe periodístico’, sin tomar en consideración que las únicas conclusiones a las que puede arribar un equipo que está trabajando con los restos son las únicas que pueden ser válidas para esto, y esas conclusiones las conoceremos todos”.

Por último, la ex diputada lamentó el episodio, pues dijo que lo único que se hacía era sembrar “dudas antes de que el equipo que de verdad está trabajando -de verdad, no sobre papeles, sino que de verdad- ya estén sembrando dudas. Me parece que ese no es el rol de un canal público, me parece que su actuación ha sido más que lamentable”, dijo.

Abogado querellante apoya el reportaje

Eduardo Contreras, abogado querellante en la causa de la exhumación del cadáver del presidente Salvador Allende se refirió a las declaraciones de la senadora Isabel Allende frente al programa emitido anoche por TVN y contó detalles sobre la querella acerca de la posible exhumación del poeta Pablo Neruda.

“El reportaje de Informe Especial me parece profesionalmente impecable, un trabajo muy riguroso, muy bien hecho y muy valiente, audaz porque este país sigue teniedo una sociedad muy conservadora, muy pegada a mitos y a hechos que se dan como verdades absolutas sin investigarlas. En ese sentido el informe fue rompedor, colocó una estaca firme”, senaló Contreras.

Frente a los dichos de la senadora Isabel Allende, que catalogó el programa como una “falta de respeto total”, Contreras declaró que entiende que a la familia le puede molestar y herir tocar el cuerpo de Allende, pero que deben recordar que Salvador Allende no es patrimonio de una familia, sino que del pueblo chileno.

Contreras es también el abogado querellante en la investigación acerca de la muerte de Pablo Neruda. Según él durante la época, el diario “El Mercurio”, presentó una nota que corroboraría la versión del chofer de Neruda, quien dice que fue inyectado con algo antes de morir. Según Contreras, el periódico afirmaría que Neruda se sintió mal la tarde del lunes 23 de septiembre, y que debido a esto le inyectaron un calmante. Luego sufrió un shock y ese shock, derivó en un paro cardíaco, una causa de muerte distinta del certificado de defunción.

En torno a este caso, Contreras dijo: “Tengo la esperanza que igual que en el caso de Allende se actúe con la misma rigurosidad, con la misma seriedad. Los testimonios son de gente seria, de personas que vieron a Neruda horas previas a su muerte y que dan fe que no se encontraba en el estado que según el certificado de defunción habría ocasionado su muerte.