“A mí me gustaría que se den cuenta que tienen un ministro del Interior, no quiero compararme con otros, pero créanme, tienen un ministro del Interior al que le duelen y le preocupan los derechos humanos y los derechos de todos los chilenos, más de lo que yo he podido transmitir. Yo sé que se ha generado una impresión de duro, no sé si por los anteojos, pero no es así. Yo antes de ser ministro del Interior no tenía ninguna relación con Carabineros”.

Esa fue la respuesta del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en una entrevista que dio hace dos semanas al programa Ciudadanos en Acción, de Radio Tierra.

En la entrevista, habló de lo su imagen de “duro” y de lo que buscaban finalmente con la Ley Hinzpeter. “No estaba en el interés del gobierno que se pudiera sancionar -porque sería inconstitucional- a quienes se toman un colegio o se toman una calle. Lo que se sancionaba eran los actos de violencia o de intimidación en las personas”, dijo.

Finalmente, descartó una carrera senatorial diciendo que le gustaría “terminar el gobierno con el Presidente Piñera, tratar de cambiar lo que a mi juicio son falsas imágenes de nuestro gobierno y respecto de mi persona, hay que terminar bien la pega y de ahí buscar otro lugar desde el cual seguir trabajando”.