La revista The Economist cuestionó duramente la política de Sebastián Piñera frente al denominado conflicto mapuche, calificándolas como insuficientes.

En un artículo titulado “Infeliz Año Nuevo”, la revista explica los recientes acontecimientos en La Araucanía y analiza cómo se han enfrentado desde La Moneda.

“Enero a menudo es un mes tenso en La Araucanía, territorio del sur de Chile que por siglos ha sido la tierra de los mapuche, la mayor minoría étnica del país”, señala.

“En el primer mes de 2008 el joven mapuche Matías Catrileo murió por el disparo de un policía luego de ingresar a un predio privado que él reclamaba como territorio histórico de sus ancestros. Él ha sido levantado como un mártir por los activistas de los derechos indígenas”.

Tras un recuento del crimen de la familia Luchsinger, el artículo analiza lo que ha hecho Piñera para enfrentar el conflicto:

“El Presidente Sebastián Piñera instaló una unidad antiterrorista en la región y sumó más policías. Esas medidas podrían ayudar en algo, pero es poco probable que resuelvan el conflicto que data del siglo XIX, cuando el Estado chileno finalmente dominó La Araucanía, algo que los conquistadores españoles no pudieron hacer en 200 años”.

Según el medio: “La violencia en La Araucanía tiene una tendencia a disiparse tan pronto como estalla y no sería una sorpresa que la región vuelva a una relativa calma dentro de unas pocas semanas”, y agrega: “el conflicto subyacente entre el Estado chileno y los habitantes originales del país tardará mucho tiempo en resolverse”.