El cardenal Francisco Javier Errázuriz respondió a los cuestionamientos que han surgido de los denunciantes del sacerdote Fernando Karadima, quienes han calificado como una vergüenza y una decepción su nombramiento dentro del grupo de cardenales que ayudará al Papa Francisco a reformar la Curia Romana.

El cardenal Errázuriz respondió que “parece que el Papa pensó distinto”. “Yo creo claramente que cumplí con mi deber y que hay personas que están muy enojadas todavía”, sostuvo.

Según consigna Emol, Errázuriz agregó que “jamás he visto que se juzgue a un juez porque se tomó más tiempo para llegar a la certidumbre sobre las denuncias presentadas”.

Por su parte, monseñor Ricardo Ezzati señaló que la decisión del Papa “es un signo de confianza hacia la iglesia de Chile” y destacó que el cardenal Errázuriz tiene “la experiencia de haber vivido en la Curia romana durante seis años”.