Vía RinconAbstracto

Todos estamos familiarizados con la teoría del Big Bang, la que afirma que el universo explotó y expandió desde un solo punto denso. Pero hay una pregunta importante atada al Big Bang que las leyes conocidas de la física no pueden explicar: que fue la nada que estaba antes de todo? Algunos cosmólogos han tomado este principio desconocido del universo en una dirección diferente y han propuesto un nuevo modelo para nuestro universo. En lugar de la teoría del Big Bang, el universo se formó de los escombros expulsados cuando una estrella de cuatro dimensiones colapsó en un agujero negro.

El Big Bang apareció a finales de 1920 en los trabajos del físico Georges Lemaître y recibió un gran impulso en la década de 1960 a través de las mediciones de la radiación de fondo de microondas, la cual ofrece explicaciones para algunos de los fenómenos que vemos en el cosmos, a saber, el hecho de que el espacio se está expandiendo, pero deja otras preguntas sin respuesta. El Big Bang no explica como un evento tan violento pudo haber originado un universo tan uniforme en temperatura. La explicación más común es que una cierta energía desconocida hizo que el joven universo se expandiera más rápido que la velocidad de la luz, lo que habría permitido que una pequeña porción con temperatura uniforme se estirara, formando el cosmos en el que vivimos.

Pero el principal problema con el modelo del Big Bang es que nada puede explicar lo que pasó el momento en que un solo punto explotó, lo que deja las explicaciones sobre una temperatura uniforme en gran medida en el terreno de la especulación. Niayesh Afshordi, astrofísico en el Instituto Perimeter de Física Teórica en Waterloo, Canadá, dice: “Según el conocimiento de todos los físicos, dragones podrían haber llegado volando a partir de la singularidad.”

Pero un modelo completamente diferente podría resolver todos estos problemas. Con esta pregunta en mente, Afshordi y sus colegas recurrieron a un estudio del año 2000 que indica que el universo en tres dimensiones es una membrana que flota a través de un “universo mayor” hecha de cuatro dimensiones espaciales.

La radiación de fondo de microondas, la mejor evidencia que apoya el modelo del Big Bang que tenemos actualmente.

Llevando esta idea de un universo mayor de cuatro dimensiones más allá, el equipo de Ashfordi cuenta de que si el universo contiene estrellas de cuatro dimensiones, podrían colapsar para formar agujeros negros de cuatro dimensiones. Y al igual que los agujeros negros en tres dimensiones en nuestro universo, estos agujeros negros de cuatro dimensiones teóricamente podrían colapsar y explotar como supernovas, expulsando violentamente sus capas exteriores.

Así que como un agujero negro de cuatro dimensiones explica nuestro universo. En nuestro universo, un agujero negro es limitado por todos los lados por el horizonte de sucesos, un límite más allá del cual la luz no puede escapar de un agujero negro. En el espacio de tres dimensiones, este límite es una superficie de dos dimensiones, pero en el espacio de cuatro dimensiones, este límite sería uno en tres dimensiones llamado un hiperesfera.

Lee el resto haciendo click aquí.