Milton-Juica2_230x230

“Cada institución se hace responsable de la gente que manda al Tribunal Constitucional”, dijo el presidente (s) de la Corte Suprema Milton Juica, al referirse a la polémica por el nombramiento por parte del Senado del ex diputado UDI, vinculado al caso Penta, luego de que se conociera un correo que le envío al “Choclo” Délano, pidiendo recursos para apoyar la campaña presidencial de Pablo Longueira en el distrito que representaba (Melipilla).

El TC es un órgano autónomo, jurisdiccional, que tiene su propia regulación en la Constitución política, un sistema de designación donde participan los tres poderes del Estado”.

“La Corte Suprema tiene la facultad y la obligación de proponer a tres candidatos y nosotros cuando hacemos esto lo hacemos con mucha transparencia, en un concurso público en que los candidatos muestran todos sus antecedentes y queda también sus antecedentes al escrutinio público para los fines de que cualquiera persona que tenga que hacer alguna objeción la plantee ante tribunales. Las personas hacen una exposición pública de sus antecedentes y por tanto hay un procedimiento transparente, que da seguridad que nosotros vamos a elegir de la mejor manera. Por tanto nuestra designación es absolutamente técnica y tratamos de elegir a verdaderos profesores de derecho constitucional”, recalcó Juica.

Recordó que los otros siete puestos del tribunal “son propuestos por el Presidente de la República y por el Congreso nacional; algunos del Senado otros de la Cámara de Diputados con la anuencia del Senado. Y por lo tanto la responsabilidad de elegir a las mejores personas son de ellos”.

Consultado por el asunto esta mañana, el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, dijo que hay dejar que las instituciones funcionen y este caso entra en la misma categoría.

Cabe recordar que Letelier dijo que “como responsable del distrito 31, de Melipilla y Talagante, de la campaña presidencial primaria de Pablo Longueira y cuando ya faltaban 15 días, había escasos recursos en general, ya fuera para las pinturas, la propaganda, entre otras cosas, y entonces decidí enviar una comunicación a Carlos Alberto Délano para que apoyara la campaña de este amigo en común que es Pablo Longueira“.

Precisó que “no tuve respuesta y tampoco aporte alguno de él o de Penta. Esa comunicación, entonces, no tuvo efecto alguno“.

“Si yo hice esta solicitud fue en el marco legal y, por lo tanto, no se puede decir que sea una cosa ilegítima. Enviar un correo no es ilícito por sí solo”, afirmó.

“Me llama la atención que a horas de tener que jurar como integran del TC salga este correo (…) considero que es un acto de mala intención que solo busca confundir“, expresó ayer el ex parlamentario.