tribunales-civiles

El Segundo Juzgado Civil de Santiago condenó al joven que grabó hace más de siete años el video conocido como “Wena Naty”, a pagar a la víctima una indemnización de 35 millones de pesos. Así lo consignó CNN Chile, añadiendo que la demanda interpuesta por la joven afectada buscaba compensar daños físicos y psicológicos luego que fuera grabada realizando prácticas sexuales y el video se difundiera en internet sin su consentimiento.

La demanda fue interpuesta a mediados de 2012 y fue patrocinada por el abogado Tarek Leoz que imputaba al joven por haber grabado y difundido las imágenes en 2007, pese a que la víctima le rogó que las borrara: “(Sin embargo) el demandado se niega y persiste en la difusión intencionada a estudiantes y transeúntes, señalándola como la chica ‘wena naty’, con el fin de burlarse y hacer morbo”, reveló The Clinic Online en 2014.

En su momento los padres del imputado respondieron que su hijo grabó, que le pasó el video a su compañero y que ése era “su único pecado”. Además responsabilizaron a la afectada y su familia: “A quien habría que recriminar es a sus propios padres por haberle permitido adquirir este tipo de hábitos”.

La resolución obliga tanto al joven como a sus padres de pagar a la víctima una indemnización por concepto de daño moral. Según aseguró la defensa de la víctima, los padres del joven también tuvieron un grado de responsabilidad, ya que supieron de la situación y se abstuvieron de denunciar e impedir la difusión del video.