El abogado querellante Mario Zumelzu, quien representa al cientista político Diego Acevedo en la causa que busca aclarar presuntos delitos de tráfico de influencias y cohecho, presentará dentro de los próximos días un requerimiento para que sea posible indagar las llamadas desde los celulares de una de las socias de Caval, Natalia Compagnon, su esposo Sebastián Dávalos, su suegra y Presidenta de Chile Michelle Bachelet, además del dueño y vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic.

Todo este requerimiento es en el marco de la cuestionada reunión que se gestó entre Caval y Luksic por el préstamo de 6.500 palos para poder adquirir los paños en Machalí.

Según publica hoy el diario La Tercera, apunta concretamente a saber si durante la junta hubo algún llamado por parte de la Mandataria al vicepresidente de la entidad bancaria.

Según explicó el profesional a La Tercera, “en las próximas horas estaremos pidiendo que se haga un rastreo de las llamadas, no sólo del día de las reunión, sino que también de los días previos y posteriores de aquella cita”.

A su vez, Zumelzu detalla que el requerimiento presentado apunta a saber si Bachelet ayudó a agilizar y concretar el crédito con Luksic para la pyme de Compagnon y Valero.

“A nosotros nos interesa preservar la institución de la Presidenta de la República y para eso se requiere transparencia. Son necesarias estas, como todas las diligencias que se requieran para que se siga esclareciendo esta investigación”.

Por otro lado el jurista adjuntará una petición clara: Que el Ministerio Público rastree los viajes del vehículo de la Presidenta durante el periodo de campaña en 2013.

“Pediremos la bitácora del vehículo que ocupaba cuando era candidata, entre octubre y diciembre para ver si se trasladó a alguna reunión con Andrónico Luksic (…) Queremos saber si hubo o no alguna interferencia para conseguir este crédito en beneficio de la sociedad donde tiene participación su nuera y su hijo”.dávalos bachelet A1